you can

Llevo ya un mes saliendo a correr (vamos, trotar, lo de correr aún son palabras mayores para mí). Lo hago en días alternos, justo antes de cenar.

Empecé corriendo unos 2 Km. (llevo la cuenta gracias a la recomendación de El Duque, RunKeeper) y con el propósito de poder hacer unos 4 Km. como meta a medio plazo. Esa meta ya la he alcanzado, y he pasado de llegar a casa destrozado tras quince minutos de carrera atropellada a poder aguantar unos cuarenta minutos de trote ligero y volver con las pilas más cargadas que con las que salí.

Entre tanto he leído consejos aquí y allá y, aunque hay mucha morralla, he podido tomar nota de los típicos consejos para evitar lesiones y estirar adecuadamente, también me he hecho con un pulsómetro para controlar el ritmo y tal.

Creo que en toda mi vida nunca había hecho ejercicio de forma tan constante. Hasta los dieciséis o diecisiete jugaba en un equipo de fútbol sala (de portero, y entrenábamos sólo un día por semana con lo que correr, no corría mucho) y desde entonces prácticamente no había hecho nada. Sobre todo desde que empecé a trabajar, eso sí que es sedentarismo puro y duro, cuarenta horas a la semana calentando silla en mi oficina y al llegar a casa más de lo mismo. Ya no es sólo que haya cogido bastante peso, sino que he sufrido un notable deterioro en mi condición física en general, incluso en la postura al caminar, en tres años es como si hubiera envejecido treinta.

Y la verdad es que desde que hago esto me siento como nunca, no sé si se deberá a las endorfinas que se liberan con el ejercicio (que pueden tener mucho que ver), pero correr, además de hacerme sentir mejor físicamente, me está ayudando mentalmente. Me proporciona un rato alejado del mundo en el que me sacudo las preocupaciones de la cabeza (los rollos del curro, básicamente) y ordeno mis pensamientos y prioridades personales (que nunca viene mal).

Captura del eslógan de Canon, you can

La cosa, y es a lo que viene esta entrada, es que una de las rutas que hago pasa junto a un servicio técnico de Canon en el que puede verse un luminoso con su eslógan corporativo, ‘you can’.

Y, no sé, es una tontería, pero cuando paso por ahí y lo leo da igual lo cansado que vaya o cuanto me esté lloviendo encima (la última semana ha sido de traca) que siento un buen empujón hacia adelante y se me esboza una sonrisa, algo que me dice que si consigo mantener la carrerita diaria en mi vida a largo plazo me estaré haciendo un gran favor y me podré sentir bien conmigo mismo, por dentro y por fuera.

Así que esa es la idea con la que os quiero dejar por si os encontráis en una situación similar, que todo es ponerse y que lo de ‘you can’, aunque no deja de ser una sensiblería publicitaria como la copa de un pino, es algo jodidamente cierto y que se puede aplicar a cualquier cosa.

Espero conseguirlo.

30 comentarios, se nota que es gratis

Sentimiento de culpabilidad elevado a 1000:

Leer este post comiéndome una bolsa de pipas mirándome la barriga.

@Juankiblog: Grande, muy grande. Yo almenos estaba con una manzana (riquísima, por cierto).

Me parece que otro va a empezar en breve.

Jodidos jipis deportistas.

Pudiendo estar agustito en casa leyendo tus feeds o viendo series…

@Vedia: qué cabrón, acabas de describir EXACTAMENTE todos mis putos días de paro y dejadez. Cada día es ésto más triste.

¿Triste? No me lo parece. Según que feeds tengas, puede ser una inyección de conocimiento, cultura, ciencia….muy beneficiosa, que ni con 100 noches de discotecas, bares, fiestas y socializaciones hipócritas conseguirías.

Y las series lo mismo, hoy en día los auténticos cinéfilos se refugian en las maravillas docenas y docenas de series que se emiten y son accesibles via P2P. Pura cultura audiovisual.

Lo que sería triste es la puta costumbre de “salir por salir”, para repetir cada fin de semana exactamente lo mismo, una y otra vez, aburriéndote de cojones, en bares o discotecas apretadísimos, de pie, con música que no te gusta, sudando y sufriendo el humo pagando el triple de cara la bebida o la comida….llegando a casa pitándote los oídos, con los pies destrozados, con frío si es invierno….y encima sin mojar. No, gracias, ya he vivido esas cosas desde los 15 años, y me aburren.

Cuando hacía ejercicio, yo me metía alguna canción motivadora en la lista del iPod para que saliera a media rutina. Mismo efecto que el anuncio de Canon.

Una de mis favoritas para el asunto: http://bit.ly/9CAXLW

Me está preocupando que coincidamos en un 110%. Mañana seguimos con ésto que promete.

Si le ha servido a Obama para ganar las elecciones…

Juankiblog, con tu edad creo que es distinto, lo preocupante es cuando ya estás dentro de la rutina en la que vas a pasar toda tu vida y ves que la cosa va a más irremediablemente.

Vedia, para todo hay tiempo en la vida. Sobre tu reflexión respecto a las discotecas estoy de acuerdo (de hecho creo que sólo he pisado dos de ellas en toda mi vida), pero tampoco te compro el idílico cuento del cultureta del P2P. Muchos de esos frikis que se pasan el día frente al PC bajando cosas que luego ni llegan a ver acaban siendo unos Gordos of Warcraft del montón, avergonzados por su aspecto y preocupados por su salud.

Y claro que preferiría quedarme viendo series que salir a pegarme la paliza pero en mi caso concreto he preferido renunciar a un capítulo de Mad Men (por poner un ejemplo) y emplear esa horita en ejercicio. Ahora veo que, encima, me sienta mejor.

Como en todo hay que encontrar el equilibrio que a uno le siente bien en base a sus necesidades, a mí lo de correr me está yendo bien y ataca un problema de sobrepeso que tengo y al que no daba solución. Pero entiendo que mucha gente no lo necesitará, yo sin ir más lejos, hasta hace tres años me mantenía en forma como por arte de magia, sin hacer nada.

Alan, gracias, aunque yo de momento voy sin música, así me concentro más en donde voy pisando, que de noche hay que tener cuidado.

Yo llevo corriendo desde la vuelta del verano, unos 5km. cada vez que salgo (3 veces por semana). Mi ritmo sigue siendo lamentable y me costará bajar de 30 minutos, pero es cierto que es algo genial. Me da pereza casi todos los días, pero en cuanto empiezo a trotar ya me siento mejor y, como bien dices, libero tensiones.

Es triste reconocerlo, pero el salir a correr con Runkeeper me ayuda. Hace que me pique conmigo mismo, que quiera aguantar un poco más, ir un poco más rápido… Y digo triste porque me doy cuenta de que lo único que ha conseguido que sea constante en la práctica del deporte es la tecnología. Así de geek soy.

Solo diré que te envidio llevo más de un año con una bicicleta nuevecita muerta de asco en el trastero, cuando no es porque hace calor, es porque llueve y si no porque se está muy agustito en el sofá… voy a tener que ponerme las pilas… :)

Mucho ánimo!!!!! Yo estoy igual que tu, empezando casi desde cero y encima ex fumadora :(

A mi me anima mucho ponerme musica, en especial la banda sonora de Superman jij…un poco friki pero funciona!!!

Saludos

Jefe, échale un ojo a Podrunner Intervals: hay una serie en la que pasas del sofá a correr 5k en 8 semanas (http://www.djsteveboy.com/1day25k.html).
Has de correr siguiendo la música (períodos de pausa y períodos de apretar). Según van pasando las semanas, te acortan los primeros y alargan los segundos. Está bastante entretenido.

Saludos!

JOder, pues yo debería hacer algo, el otro día subí unos 100 metros de cuesta y al dia siguiente tenía agujetas en el culo, os lo aseguro.

Qué demagogo eres Vedia, ahora resulta que estar sentado en tu sofá leyendo feeds es bueno, claro, si tenemos en cuenta que para ti lo contrario es drogarte e ir a discotecas, por supuesto, no es mejor correr por un parque o hacer ejercicio en fin.

Ningún extremo es bueno, a mí me gusta hacer de todo; leer feeds o un libro lo puedo hacer cuando quiera, me enteraré 12h más tarde del último fallo del CERN o la más reciente adquisición de Google, pero si se da la oportunidad de ir a tomar unas cervezas con esos viejos amigos con los que has perdido el contacto, ir a un concierto de un cantante prometedor del que no has oído hablar en tu vida… no suelo desperdiciarlo.
Al menos a mí me compensa más, que no quita que me encante hacer lo otro.

@Hugo, bienvenido a tu nueva vida. Ya debes estar sintiendo el mono los días que no salgas a correr.
Es gratificante cuando ves tus pulsaciones bajar desde 180 a 140 con el tiempo.

el iPhone lo llevas en el bolsillo, no?

El Duque, a mí también me ayuda mucho el RunKeeper, llegar a casa y meterle la ruta, el tiempo y las pulsaciones, es bastante parte de la gracia. Además, es muy agradable recibir los ‘trofeos’ en plan ‘Mayor distancia recorrida’ y tal.

rehtse, yo me habría comprado una bici, pero no tengo espacio para guardarla.

Agua, gracias, ánimo a ti también.

swedishgirls, de momento voy a seguir sin música, pero tomo nota.

Dani, me pasa igual, con cualquier tontería acabo follado.

alejandro, cierto, hoy no toca ir y me lo estoy pensando. Es bastante adictivo.

El Penumbra, no uso el teléfono, salgo de casa con el pulsómetro y las llaves, nada más.

Me has convencido, voy a volver a empezar a ver si esta vez logro tener mas constancia ;)

Yo juego “pachanga” todos los lunes y el resto de la semana procuro coger la bicicleta… no quemo tanto como corriendo, pero me sirve para mantenerme (y correr me aburre demasiado)

Así se hace Hugo, movilizando a la masa (nunca mejor dicho). Seguro que muchos de tus followers se animan ahora.

Yo voy con la bici a todas partes, es lo bueno de vivir en Valencia, que es toda plana. Y con eso tengo la excusa de que hago ejercicio a diario, pero en realidad son 12 minutos entre semana todos los días, lo cual es una risa.

Pero me sigo autoconvenciendo de que es hacer ejercicio y que luego al llegar a casa y hacer el no-lifer en internet durante 6 horas no es malo.

De todas formas no se le puede llamar hacer deporte a ponerse de portero en fútbol sala… xD

Me has convencido, voy a comprarme una Canon.

@shock, deberías familiarizarte con el concepto de ironía, pero vamos, es un concepto que todo el mundo entiende al primer indicio, a la más mínima impresión por parte del escritor, y nunca hay polémicas sobre él, sobre todo en internet.

Qué casualidad. Hace un mes que voy a patinar a una pequeña pista que hay al lado de casa. La progresión es acojonante (aunque está mal que lo diga yo, peor es la falsa modestia jeje), de hecho, una vez aprendí a ser estable y no comérmela, me puse a intentar subir y bajar por las rampas (ahí sí que me la metí finamente) y disfruto como un enano. Es realmente adictivo.
Comparto la sensación esa que describes de llegar a casa con las pilas más cargadas que cuando saliste.

Yo lo he intentado algunas veces, pero da igual que lleve con ello dos días o dos meses, que no puedo correr más de dos minutos sin asfixiarme (pese a que mis piernas están como si nada, incluso tras un cuarto de hora). Como veo que no lo mencionas en tu post, sin duda que ha de ser un problema de mi propio sistema respiratorio. A ver qué dicen las radiografías de mis fosas nasales (no, no fumo).

Hay una ventaja más de esta costumbre, y es que adquieres atractivo físico para las chicas. De hecho, si no fuera por eso, me importaría un carajo alcanzar las tres cifras de peso sentado frente a la pantalla.

mced, ¿dos minutos?, tal vez es que vas a demasiado ritmo. Y si tienes problemas respirando por la nariz hazlo por la boca, la cosa es que entre oxígeno al sistema.

Yo si voy a tope no aguanto ni cinco minutos, pero desde que tengo el pulsómetro intento ir por debajo del 80% de mi frecuencia máxima y ayer mismo aguanté 48 minutos, que para mí ya es una burrada.

Y sí, lo que dices de resultar atractivo es un factor bien importante.

Yo también me propuse algo semblante, y lo estuve consiguiendo, mantener esa rutina, lo que ocurre que por temas que me tenían todo el día ocupado toda la semana lo fui dejando, y ahora que puedo, el frío es una mala compañía para salir a correr…

Saludos :)

Voy a pensar en lo que has dicho cuando esté jugando al futbol con “mis compis” de curro. Ya que la última vez creí que tenia que llamar al Samur.
¡You Can!

Si comentas puede que conteste (algún día)