Tagline

El tí­o de Il Divo nos sigue pareciendo, cuanto menos, gay