Tabaco y alcohol

Esta es una de las entradas que desde hace más tiempo he querido escribir. Inicialmente pensaba hablarlo en dos entradas independientes, pero hay muchas cuestiones que son comunes entre el tabaco y el alcohol (ambas son nocivas, ambas generan muchos impuestos y ambas provocan gasto público y pérdidas humanas) así que en lugar de tener que repetir cosas he preparado un post combinado en el que divagar sobre estos temas y tratar de aportar algunas ideas.

Tabaco

No soy precisamente objetivo en este tema, lo reconozco.

Nunca he fumado, más allá de algún cigarro suelto que le robaba a mi padre cuando era pequeño para hacer la tontería, jugar con cerillas (soy candidato a pirómano) y tal. Sin embargo mi opinión sobre el tabaco es a tener en cuenta, básicamente porque he vivido con fumadores y he enterrado a tres seres queridos por sus venenosos efectos. Además detesto el olor del tabaco, la peste que deja en la ropa en cuanto te metes en una sala con gente fumando y la odiosa manía de los fumadores (sí, sé que no son todos) de tirar las colillas al suelo allá por donde pasan, costumbre cerda donde las haya.

Fotografía de una tía con una camisa blanca sosteniendo suavemente un cigarrillo entre sus labios

Helga Weber.

Por fortuna el tabaco está desde hace años en decadencia, todo el halo cool del hombre Marlboro y el aroma de la libertad, de los preciosos paquetes de Lucky Strike, o de Bogart y las películas en blanco y negro ya se ha acabado. Hoy todo el mundo sabe que fumar es muy malo para la salud y eso ha ido confinando el cigarrillo a los ambientes más cutres y de menor nivel sociocultural. Fumar cada vez está socialmente peor visto, es cosa de perdedores y de gente sin cualificación, de casposos. El cigarrillo ya no evoca al pintalabios rojo de la rubia explosiva marcado en la boquilla, sino a la choni teñida de bote y recluida en una cárcel de mujeres. Cada vez menos jóvenes fuman y, los que lo hacen, lo intentan dejar cada dos por tres porque son conscientes de lo estúpida de su adicción. ¿Gastar dinero en algo que huele mal y te jode la salud, las uñas, los piños y el aliento?, era una cosa que tenía que caer por su propio peso.

Lógicamente seguirán existiendo los tíos tipo Garci y Buenafuente que hagan del cigarrito una seña de identidad y lo reivindiquen para dar la nota ‘no, yo es que no quiero dejar de fumar’. Y también las pobres chiquillas que se dejan engatusar por el ritual del tabaco para parecer más maduras e interesantes, pero cada vez serán menos. El cigarro está condenado a ser una adicción de poca monta, fumarán los Benitos de obra y gente por el estilo, dentro de un par de generaciones el tabaco será tan lejano para los jóvenes normales como lo es hoy para nosotros la adicción a la heroína.

Aunque tal y como está el patio, hubieran hecho lo que hubieran hecho la gente les habría dado palos igual.

Sobra decir que estoy muy a favor de la prohibición de fumar en espacios públicos, tal vez se podría haber llevado de otra manera, pero la idea final de que uno pueda ir a un bar a desayunar un croissant y un Cola Cao sin tener que salir apestando a humo era básica y necesaria.

Lo único que falta es que se tomen medidas contra el tabaco en sí mismo. No creo que la solución sea prohibir la venta de tabaco, ya que eso abriría un enorme mercado al contrabando. Pero sí creo que deberían tomarse medidas como las apuntadas por Malcolm Gladwell en The Tipping Point, obligar a las tabacaleras a hacer cigarrillos con menor carga de nicotina para que los chavales que empiecen a fumar por probar cosas de mayores no lleguen a caer en la adicción al pitillo y seguir haciendo presión social para que los adolescentes no vean el tabaco como algo guay, sino como algo idiota.

Ahora es necesario que los fumadores den el paso, se den cuenta de lo ridículo que es amontonarse en la puerta de los bares para echar un cigarro o de dar la nota en la oficina siendo el que se ‘baja a fumar’ cada tres cuartos de hora, y se les facilite abandonar su adicción. Lo sé, dejar el cigarro no es nada fácil, pero este puede ser el mejor camino para lograrlo, hacer que sea más ‘fácil’ dejar de fumar que sortear las dificultades del sistema para seguir con ello.

Alcohol

El alcohol es un problema más jodido, por varias razones. La primera es que no está mal visto socialmente, y no está mal visto socialmente porque beber alcohol con moderación no es en absoluto perjudicial. Pero claro, eso de ‘con moderación’ es en este caso la madre del cordero. La segunda razón, y que lo diferencia del tabaco y los fumadores pasivos, es que sí causa muchas muertes a terceros, fundamentalmente en los accidentes de tráfico.

Tengo que volver a publicar recetas.

Yo no suelo beber (de hecho paso años sin probar el alcohol), pero tampoco soy del todo abstemio. Desde que me emancipé disfruto como el que más tomándome de cuando en cuando una Carlsberg como acompañamiento de una de mis célebres hamburguesas encebolladas, o preparando algún cocktail en las noches de verano. Lo que nunca he hecho es beber tanto como para acabar haciendo el gilipollas por la calle, vomitando o perdiendo el conocimiento y, desde luego, jamás he tocado un volante con una pizca de alcohol en mi organismo.

Es por esto que entiendo que una ley seca no sería la solución, no creo que haya nada de malo en que unos amigos se tomen unas cervezas viendo un partido de fútbol o las señoras se tomen un anisete por la tarde entre risas y perdidas de orina aquí y allá. Pero sí creo que habría que hacer algo contra la embriaguez, que es el verdadero problema del alcohol.

El alcohol en sí mismo no ensucia las calles ni provoca accidentes, es la embriaguez la que lo hace. Ella es la que tumba contenedores de basura y esparce vomitonas y meadas los fines de semana; y la que provoca los llantos de los familiares en los tanatorios los domingos por la mañana.

Creo que contra las borracheras lo que debería hacerse es establecer un límite de alcohol en sangre para los peatones, igual que existe para los conductores. Un límite considerado por ley como el alcohol máximo que un ciudadano puede llevar en sangre cuando circula por la vía pública, y multar severamente a todo el que sea sorprendido excediéndolo. Es tan peligroso un borracho al volante como lo es el peatón que cruza una calle por el puto medio yendo ciego. Controles en las zonas de fiesta alcoholímetro en mano y listo, si estás borracho que te aguanten en la discoteca en la que te han llevado a ese estado, hasta que se te pase la cogorza. Y si no puedes disfrutar de la noche sin ponerte morado pues te montas la fiesta en casa donde no molestarás a nadie cuando potes. No haría falta ninguna ley contra el botellón, simplemente perseguir a los que vayan pedo. Se ahorrarían accidentes con toda seguridad, las calles estarían más limpias y los vecinos dormirían mejor.

Y esto enlaza con lo que comentaba del tabaco, sólo haciendo que los chavales se den cuenta de lo patético que resulta estar borracho se conseguirá que los hábitos se moderen y el ‘disfruta con moderación’ de las botellas de whisky (con las que los macoquis se preparan los pelotazos en vasos de plástico) deje de ser un chiste de mal gusto para convertirse en un estilo de vida real aceptado por todos.

Quede claro que no me refiero a la gente adicta que necesita ayuda profesional, sino a los que se cogen el pedo cada finde simplemente porque es lo que toca.

Nuevamente, hablo de esto como si fuera fácil, cuando es bien sabido que el alcoholismo es una adicción muy dura, pero las cosas hay que atajarlas de alguna manera. Simplemente subiendo los impuestos al alcohol y poniendo advertencias en letras más grandes no se va a conseguir nada, sobre todo en la gente que no es capaz de razonar estas cosas por su cuenta.

33 comentarios, les das la mano y te cogen el brazo

Nunca se me había ocurrido lo del alcoholímetro para peatones, pero por qué no, me parece buena idea. Yo tampoco me he emborrachado nunca, no le veo la gracia, sólo le veo la gracia a “coger el puntillo” como digo yo, estar un poco alegre pero controlando tus movimientos xD

Me adhiero en lo del tabaco. Discrepo en lo del alcohol. Y lo del límite de alcohol para peatones ya existe, si vas muy pedo y la lias en la calle, la policía te detiene. Pero me parece una gilipollez poner un límite. ¿No sería absurdo poner un límite de cafes diarios? Porque si me meto 5 litros de cafeína dura, seguro que salgo a la calle super colgado igual que si fuera pedo.

Hugo, las Carlsberg apestan. Es más publicidad que otra cosa. Hazme caso, y si de verdad vas a tomarte una cerveza de mucho en mucho, prueba algo mejor elaborado, y no el “pee” como apodan los alemanes y belgas (los que realmente disfrutan de cerveza de verdad)

Mi recomendación personal es Duvel.

Vedia, el tema es que hay que legislar para los problemas reales conforme van surgiendo, no para cualquier cosa que se te ocurra como contraejemplo. ¿Has conocido algún caso de sobredosis de horchata que haya dejado a un niñato tirado en la calle inconsciente?, pues eso. Los comas etílicos, los accidentes, las vomitonas y las meadas de los borrachos son un problema real.

El Penumbra, tomo nota de esa Duvel que comentas, la probaré.

Pero vamos, que yo bebo Carlsberg porque es la cerveza que se me hace más suave y agradable, no por la publicidad. Sobre las discusiones de lo que es ‘una buena cerveza’ siempre me han recordado a las de cómo debe cocinarse una buena pieza de carne, la respuesta no es ni poco hecha, ni al punto, ni nada de nada. Debe cocinarse como le guste al cliente, que es el que se la va a comer. Pues con esto igual, si te gusta la Grafen Walder del LIDL o las litronas de Mahou poco te importará lo que opinen los alemanes o belgas, por más tradición que ellos tengan.

Me encanta la idea del alcohol en sangre máximo para peatones. Lo que más vergonzoso me parece del alcohol es que se use para evadir responsabilidades y encima la gente lo acepte, si te pegas de hostias y estás borracho ah, no pasa nada, si le pones los cuernos a tu pareja ah, tampoco pasa nada, si te pillas un coma etílico que tenemos que tratarte todos los contribuyentes casi que se te aplaude porque es algo que hay que vivir al menos una vez en la vida. Asqueroso.

Por suerte me parece que cada vez hay menos tontería entre los jóvenes, no sólo con el tabaco, también con el alcohol, que ya cuando todo dios bebe desde los trece años pierde todo el «encanto».

Creo, Hugo, que vivimos en universos diferentes respecto a la decadencia del fumar (tabaco). El glamour podrá haberse perdido, pero el índice de enganchamiento y nuevas “altas” creo que permanece estable. Yo aún me sorprendo al encontrar gente de mi edad que no fume. Soy el único de mi grupo de amigos cercanos que no lo hace.

Los ritos asociados a la socialización, en un país marcadamente sociable (que no social), son casi imposibles de erradicar.

Con permiso.
Sigo el blog desde hace algún tiempo, y hoy me decido a comentar por primera vez.
No podría estar más de acuerdo contigo en lo referente al tabaco. Normalmente desayuno en bares diferentes cada día, y cuando tocaba uno que permitía el tabaco salía echando pestes del local, de los fumadores y de la madre que los parió.
En cuanto al alcohol, puede que tengas razón, pero la medida de control que propones me parece excesiva. Más campañas de concienciación y educación, al estilo de lo que se hace con el tabaco. Que la gente vea al alcohol en exceso como lo que es, una droga peligrosa.
Saludos.

Si a todo. Adjunta mi firma al final si quieres.

Todo esto que dices sería prescindible si la gente tuviera un mínimo de educación.

En el tabaco totalmente de acuerdo, pero matizo en el tema de la adopción al mismo, sigue bastante estable, ese aura de madurez en la adolescencia hace que nenes y nenas se suban al carro del maravilloso tabaquismo existe.

En cuanto al alcohol discrepo, el problema del alcohol es el fenómeno “chuzo cada día del finde” y la gente maleducada, mear en la calle, potar en medio de la Gran Via de Madrid, etc.
En cambio el alcohol aparte de ayudar a pasarlo mejor, desinhibe, por lo que es un instrumento social, matadme por esto :P , no digo que sea necesario ni que deba de existir por ello, pero ahí esta y con moderación puedes tener tu contento o tu desinhibición justa para soltar tu problema o ligarte a x, sin tener que volver a casa a rastras, ni potar, ni dar vergüenza ajena.

Al final el problema de todo esto es la Educación, pero no creo que sea muy distinta estas faltas de las de:
No dejar salir antes de entrar en el metro,
Señoras que atropellan por el sitio libre en el metro,
Niñatos con musica en modo karaoke en el metro,
Gente(uza) que escupe en la calle,
colillas por todas partes,
fumar encima de la gente y un gran etcetera.

Saludos.

Genial post, aunque opino como @malatesta y anteriores.

Yo lo veo coherente. Si un borracho puede causar un accidente utilizando un coche, es exactamente igual de peligroso que dejarlo andar en la vía pública.

El otro día, una persona cercana a mí, muy dada a la bebida, llamó por teléfono de madrugada, borracho y diciendo que sólo veía sangre por todas partes, a la vez que se reía, y que tenía una motosierra enchufada. En efecto, al ir a su casa, comprobamos que los borrachos nunca mienten: se había herido y estaba cerca de usar la motosierra para no sabemos qué.

Y esto sin contar la cantidad de desperfectos que provocan los borrachos que salen de las discotecas y que cuesta pasta mantener y arreglar cada fin de semana. ¿Hay alguna necesidad de ello? No. Así pues, entiendo que es una medida excesiva y resulta demasiado intrusiva con la libertad personal, pero no se trata de que un perro cague o mee en la calle. Se trata de “zombies”, gente deambulando por la calle sin consciencia de sí mismos, no veo razón para permitirlo.

De acuerdo con todo ; )

@Sergi, si te fijas en los motivos que expongo, el peligro que supone alguien ebrio (especialmente si está muy ebrio) no es comparable a dejar salir del metro. Lo que propones son comportamientos que sí pretenden convertirnos en robots y que nada tienen que ver con la seguridad. El protocolo y los ejemplos de civismo de libro de religión, sólo quedan bien en las pelis de Disney : D

Es curioso, pero aunque muchos dicen que cada vez hay más «nuevas altas» al hábito de fumar, yo creo que no.

Tengo distintos círculos de amigos y en ninguno de ellos fumar está aceptado, o sea, a nuestra corta edad (entre 18 y 20 años) no sólo nos tomamos en serio lo de que es nocivo, es que además no queremos el humo ese apestoso, y es así como las únicas dos personas más o menos de mi edad que fuman, cuando salimos, se tienen que apartar si quieren fumarse un ‘pitillo’.

Sobre el alcohol, no digo nada, si bien no soy una borrachuza que cada finde se monta la gran fiesta y deja su dignidad por los suelos, sí que he tenido algunas meteduras de pata por no saber controlar. Una vez más, el problema no es del alcohol en sí, si no de la educación y la madurez de las personas.

De acuerdo con el tema del tabaco, sobre el alcohol creo que se te ha ido un poco la pinza… Si la gente va borracha y vomita y mea por ahí o hace destrozos, lo que se debe perseguir es eso, sea como sea (que haya más seguridad en las zonas de fiesta o que se pongan multas más caras), ¿cómo vas a multar a alguien por haber bebido más alcohol de la cuenta? ¿Nos estamos volviendo locos con las prohibiciones o qué? Es tu cuerpo, y tu libertad personal, es que sería el acabose ya… Igual que, si quiero, puedo ir puesta de coca por la calle siempre y cuando no lleve nada encima, y no vaya liándola por ahí…

Lo justo, por eso que llaman libertad, sería que cada establecimiento decidiese si es para fumadores o no fumadores y cada uno que entre en el que quiera.
El problema es que con la anterior ley, que permitía libertad a los bares de menos de 100 metros, pensaron que sería suficiente y que muchos bares se pasarían al “no fumador”, pero la realidad fue que los que optaron por “no fumadores” perdieron clientela respecto a “los fumadores” y dieron marcha atrás.
Como con la “libertad de elección” no consiguieron sus propósitos, entonces optan por la prohibición total.
Parece que la salud es un deber y la libertad un lujo que no se puede permitir este Gobierno (es muy peligroso).
El alcohol será el siguiente…

Feliz año (que se me olvidaba)

Yo no soy fumadora, ni nunca lo he sido (ni siquiera el cigarrillo de pequeños ” a ver que se siente”) pero yo, discrepo con vosotros, es más, me da la sensación de que diferenciáis la prohibición dependiendo de lo que os conviene.
Es decir, como yo bebo, aunque sea de vez en cuando, me parece mal que me prohíban hacerlo, aunque pueda molestar a los demás (porque además de las vomitonas y demás yo añado la mala educación, el pasotismo y la chulería excesiva que les da a mucha gente el llevar “el puntillo”) pero…como yo no fumo y supongo que nunca lo voy a hacer pues que terminen las libertades de muchos que sí lo hacen porque a mi me molesta.
Hay que ser tolerantes, no al 100% ni mucho menos, porque entiendo que, no se pueda fumar en hospitales, ni en colegios ¿por qué? pues por la razón de que son lugares cuya función principal no es que tú fumes, tienen sus normas y debes acatarlas por educación.

Entonces por esa regla de tres:
Yo no tengo hijos y no quiero que se hagan parques para niños porque me molestan sus gritos, tampoco quiero ir a un restaurante y que niños maleducados no paren de gritar (afecta mi “salud mental” y supongo que les pasará a muchos). ¿Puedo prohibir entonces eso?
Tampoco me parece bien la cantidad de coches que hay contaminando y su humo estropea nuestra capa de ozono y además, cada vez que intento coger la bici para moverme por la ciudad, tenga que parecer que estoy protagonizando “Misión imposible 3″ . ¿Puedo prohibir que se erradiquen los coches que también contaminan y además multar por ello si no lo hacen?
¿A que no verdad? Pues bien, supongo que ahora os estáréis llevando las manos a la cabeza con mis comparaciones (las primeras que se me han venido a la cabeza) diciendo que no es lo mismo pero…sí, se trata de que intento imponer mis decisiones respecto de los demás sin importar el agravio que haga. ¿Qué pasa entonces? pues que si no quiero oir a niños en restaurantes simplemente no voy a donde pueda prever que eso va a pasar, y si no quiero que haya coches con humo pues simplemente me tengo que fastidiar porque sé que donde me meto puede pasar eso y soy yo la que decido hacerlo.

Con ésto quiero decir que, los ” no fumadores” debemos ser más respetuosos y tolerantes con el resto de personas que sí deciden hacerlo ya que, existen bares para todos los gustos y si cada empresario decide montar una empresa (dirigida a un mercado fumador) no pueden primero, decirle que acondicione su local para diferenciar el mercado y luego, prohibir a ese sector de mercado entrar en su local puesto que, para eso lo creó. Si yo estoy tan convencida de que algo es tan malo que se debe prohibir no voy a un bar de fumadores ni un sólo segundo, eso sí, lo que no se me ocurriría es decirle a un señor que tiene que prohibir hacer algo en su local para que yo pueda entrar.

Respecto a lo de los peatones ebrios, tampoco estoy de acuerdo (nada, que me he levantado hoy tocapelotas, jeje). Si alguien bebe, lo hace bajo su responsabilidad, sabe de antemano que debe pasar por un paso de cebra y debe mirar antes de cruzar (aunque estando borracho haga lo que le da la gana). Ésto es así, si el pasa por donde quiere de “la nada” y es atropellado la culpa la tendrá él y sólo él.
Si se deberá multar el que la gente vomite o tire contenedores tanto si va borracho como si no es así. Pero ves, ya estás presuponiendo que alguien borracho va a vomitar en la calle o va a hacer algo malo y por eso multarle, cuando quizás simplemente está sentado/tumbado en un banco borracho perdido esperando que se le pase “la mona”.

Y bueno, como supongo que mi comentario os haya puesto de mala leche os pongo un chistecito para alegraros el día:
Esto es un hombre q entra en un estanco, pide una cajetilla de tabaco y lee:
“FUMAR PUEDE PROVOCAR CANCER
Entonces dice:
“No, por favor, deme otra”
El estanquero le da otra y lee:
“FUMAR CAUSA IMPOTENCIA”
Y dice: “Deme la otra, deme la otra!!!”

Hola, respecto al tabaco estoy de acuerdo contigo aunque dudo que haya menos gente a la que le de por fumar. Lo del alcohol creo que es una mezcla de varias cosas:

1º La educación que te hayan dado en tu casa, tanto para saber los riesgos como para saber comportarte. Si eres un maleducado sobrio la cosa no mejorará borracho perdio.

2º Como apuntas, la visión social que se tiene del alcohol. Además de bien visto, muchos niños de 12 – 13… creen que beber hasta el coma es guay y divertido. No son conscientes de que si normalmente eso es malo, en ellos que todavia no han crecido todo lo que tienen que crecer es todavia peor.

La solución que das para el alcohol me parece que no serviría de mucho, más que nada porque no habría efectivos suficientes para controlar a toda la gente que va tajada un fin de semana. Las multas por orinar en la via publica y demás que han apuntado en los comentarios, creo saber que ya se hace y esta visto que no sirve de mucho.

Tal vez mejoraría la cosa limitando las horas a las que se sirve alcohol, ya que si por ejemplo el pub cierra a las 5 y dejasen de servir copas a las 3 la gente saldría menos tajada. Que seguro que habrá quien intentase colar alcohol y hacer mil triquiñuelas pero aun con eso se reducirian las cifras.

“fumarán los Benitos de obra y gente por el estilo” Totalmente de acuerdo. Realmente la solución definitiva sería separar a esta gentuza del resto de las personas, evitando el contacto lo menos posible. Así podría haber barrios para Benitos y Chonis y otros para los abogados, médicos, ingenieros y consultores con puestos en inglés.

Ahora en serio. Estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Sergi, una cosa es emborracharse o fumar y otra —totalmente compatible— ser cívico o educado. En Alemania, he visto como un fumador apagaba un pitillo tras pedírselo un fulano al que molestaba en una parada de autobús al aire libre.

@Christian Ya y un día, alguno pasado de cafés o coca-cola acaba a puñetazos con otro o conduce alterado y no por eso vamos a crear medidores de cualquier sustancia que pueda afectar a unos y otros…

El problema practico del alcohol son los conductores ebrios, los cerdos y el descerebrado de turno pero en realidad como todo lo problemático se origina en la educación y el respeto por la propia libertad sin cohartar la ajena, esta educación no existe.

Por un lado por pura lógica y coherencia no debiera de obligarse o prohibirse nada en la sociedad mientras se haga libremente y en acuerdo a los afectados y con ello si un bar es de fumadores, habría que aguantarse si entras.

Por otro lado sabemos que como usuarios individuales podemos ejercer nuestro derecho entrando o no, pero precisamente a estos lugares se entra generalmente acompañado, por lo que generalemente hay mayoría de fumadores o un indice alto, ademas que no hay(había) apenas oferta de locales sin humos, añadamos que los negocios prefieren seguir con la situación habitual por miedo a perder clientela, en conclusión la ley de oferta y demanda no funciona y vaya a donde vaya me trago los humos ajenos.

En cambio en el alcohol, este no repercute tanto en el conjunto, aunque siempre habrá alguien que de lastima su estado allá donde vayas.

Edito:

No debiera de obligarse o prohibirse nada en la sociedad mientras se haga libremente y en acuerdo a las partes, sin pisar con ello la libertad ajena.

Cuando una situación perjudica o amenaza claramente a una gran parte de la sociedad es hora de hacer una excepción, creo que esta vez se lo merece, creo que el caso del alcohol es muy distinto.

Al igual que esta ley del tabaco, multa al que se distraiga al volante, ya no digamos el que va ebrio.

El que el peatón por ir ebrio provoque un accidente, por ejemplo de coche, es circunstancial, si se queda dormido tirado en el suelo de la plaza mayor, aun siendo feo, no podemos hacer nada, sino lo siguiente serian los mendigos, y tras ello el uso del color rosa :P

Saludos!

+1 a 13, iba a redactar un extenso texto sobre el tema pero realmente 13 ha dicho todo lo que tenía que decir.

Sergi, el problema práctico del alcohol, como dices, no reside en la educación. Creo que bien sabes que todos somos iguales ante el alcohol y, una vez sobrios, nuestra reacción es totalmente impresivible y, en algunos casos, peligrosa.

Al equiparar el alcohol con la cafeína, no creo que tengamos una visión parecida de este tema. Me cuesta creer que la cafeína suponga un problema social real y un peligro para la seguridad como lo resulta el alcohol cada fin de semana.

Limpiar los lugares públicos donde se ha consumido alcohol (también llamados “botellones”), cuesta una PASTA que no estoy de acuerdo en asumir. Por no hablar de la cantidad de delitos que se cometen bajo el efecto del alcohol.

Lo dicho, la cafeína y el alcohol tienen impactos muy diferentes a nivel social, veo fuera de lugar compararlos.

Ya cuando dices que bebes Carlsberg te descalificas para opinar sobre el tema. Realmente prueba otras cervezas, hazte ese favor.

Respecto a lo de echar la pota en la calle, lanzo el clásico argumento de “yo pago mis impuestos, tengo derecho a vomitar en la calle.”

La verdad es que estoy de acuerdo contigo en general, sobre todo en el apartado del alcohol, yo no fumo (aunque fumé) y detesto el humo del tabaco, soy algo raro en ese aspecto. Pero lo de comparar la generación de los chavales fumando tabaco a las de la heroina… en fin, que se te ha caido un poco jaja

Ojalá te oiga alguien y pongan lo del alcoholímetro para peatones.

Por cierto, el diseño nuevo es impecable. Comentar es un gustazo!

Un aplauso para 13.

del tabaco: soy fumador, y no estoy para nada de acuerdo con la nueva ley, la encuentro muy discriminatoria, que me parece muy bien que alguien pueda disfrutar del café en un bar sin tener que oler el humo del tabaco, ahí bien. pero para eso estaban los bares para no fumadores. por otra parte, desde el punto de vista de que la ley sirve para dejar de fumar, me parece genial. hace meses que me lo estoy planteando y ahora con la nueva ley, he conseguido reducir bastante lo que fumo al día. por tanto me posiciono a medio camino de a favor y en contra.
del alcohol: ahí si que no estoy nada de acuerdo. empezando por que la tolerancia al alcohol depende de cada persona y su organismo: hay gente que con un cubata ya lo tienes riendo toda la noche, y otra gente que no coge ese punto hasta que lleva 4 o 5, y ambas personas irán igual de afectadas a pesar de que llevan niveles de alcohol en sangre muy diferentes. por tanto, lo que propones evitaría todos esos problemas, pero impediría que la gente con más tolerancia pueda beber con tranquilidad y acabe muerta del asco en un rincón del bar/discoteca. el mayor problema del alcohol es la educación. vamos, a mi, por muy torcido que vaya, no se me ocurriría mear en cualquier esquina, ni gritar ni mucho menos prender fuego a un contenedor o cosas peores que se ven. y por otra parte entra tu propio conocimiento de saber tu propio estado. has de saber cuando estás bien y cuando te estás pasando, porque obviamente por muy educado que seas, si alguien va muy pasado de vueltas, no puede evitar (llegado el caso) vomitar en medio de la calle cuando le suba toda la cena. así que las multas deberían ir a estas personas, es decir, las que gritan, mean y vomitan en la vía pública u otras cosas peores.

Si te gusta la cerveza suave te recomiendo Budweiser, yo que no bebo es la que más me gusta por eso mismo.

Alexliam, tomo nota, la próxima vez que vaya a comprar cervezas la probaré.

Al resto de comentarios, muchas gracias a todos, no reincido más en los temas porque creo que por mi parte ya está dicho todo, pero eso, gracias por el variado debate.

Al igual que Shock, iba a comentar prácticamente lo mismo que, magistralmente, hizo 13. No podría haberlo dicho mejor. Aunque respeto tu opinión, debo decir que me parece muy poco objetiva llegando incluso a bordear los límites del respeto.

Saludos

@Solago vamos, que según tú los que no van a fumar van a ser médicos, ingenieros, y (ojo) consultores con puestos en inglés… pero, ¿tú te lees? ni estoy de acuerdo, ni lo que has dicho tiene lógica alguna. Voy a poner un ejemplo de como veo yo el asunto del tabaco (y otras drogas), incluyendo al alcohol..

Está claro que lo primero ante todo, es que cada uno es libre (o debiera) de hacer lo que le de la gana, siempre y cuando no moleste a los demás. Hace tiempo se decidió en europa, que todos los conductores tienen que llevar el cinturón obligatoriamente.. y yo, hasta ahí, no lo veo. Estaría de acuerdo, es lógico, puesto que todos sabemos que salvarán muchas vidas. Pero aquí vienen los peros, ¿por qué me obligan a ponerme el cinturón, si es algo que solo me afecta a mí, y no al resto?, la vida del resto no depende de que yo me ponga o me quite el cinturón. Si quiero me lo pongo, y si no, pues no. La gente ya está mal educada y estas normas son efectivas, pero al mismo tiempo injustas. Si hay educación, hay resultados..

Si habláis de que la gente va a dejar de fumar primero preguntaros si la gente tiene libertades para decidir, si a lo único que temen es a las multas y la vida de la gente y la suya no suele importar mucho más allá. Yo sigo pensando y pensaré, si quiero emborracharme con mis amigos en mi casa lo haré, si quiero fumar (y lo que me de la gana) lo haré. Es problema mío y ni tú ni nadie debería prohibírmelo.

Si tan listos, lógicos y calculadores que somos, empezad primero por ayudar a países del tercer mundo, haceros veganos y no uséis la luz de vuestro ordenador que no sabéis lo que mancha el planeta.. no se puede ser tan bueno, y al mismo tiempo justo.

Un saludo

gruncho, eso no es así. Si tú no te pones el cinturón, tienes un accidente y entras en coma eso lo pagamos entre todos con nuestros impuestos.

Pagaríamos tu coma y el del resto de gente que se monta en un coche sin cinturón y en una moto sin casco.

gruncho, la palabra del día: ironía. Según la RAE “1. f. Burla fina y disimulada.” y “3. f. Figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice.”

Fíjate que en el segundo párrafo digo: “ahora en serio”. Si lees mi comentario verás que estamos más o menos de acuerdo.

Espero tus disculpas (jeje)

¿Tienes algo que decir?