¿Qué me hace pagar, o no pagar, por los contenidos digitales?

En ocasiones comenté sin sonrojarme mi negativa a pagar por cualquier contenido digital que pudiera conseguir de forma pirata fácilmente (bajo canciones, películas y programas sin mayor preocupación). Pero tampoco he hecho apología de ello, no es algo que me enorgullezca, pero es lo que hay, todo el mundo intenta minimizar sus gastos en la medida de lo posible y en este tipo de cosas es tan sencillo tirar por el ‘todo gratis’ que cualquier otra opción ha de ser condenadamente buena para que uno se plantee el pago por la vía legal.

Si no entiendes este párrafo, de verdad, no leas el resto.

Ah, como conozco la plaza, me quiero adelantar al típico comentario puntilloso de idiota pajillero del Menéame (si es que eso sigue existiendo). Todos sabemos que compartir archivos es legal en España pero a lo que me refiero cuando digo que algo es ‘legal’ no es a la Ley, sino a lo que considero correcto moralmente, que es ni más ni menos que lo establecido por los creadores legítimos de un determinado contenido. Si el creador dice que su producto vale un dinero y que se puede adquirir en tal o cual canal, lo legal es respetarlo.

Portada del libro Thinking with Type

Anoche, típico día en que el sueño no quería aparecer, decidí releer Thinking with Type, un fantástico libro para los que no somos diseñadores gráficos pero nos gusta el tema y que además está disponible prácticamente íntegro en la web (aunque os lo recomiendo en papel).

En las pequeñas citas que acompañan a cada página vi una que había pasado por alto en mi primera lectura hace un par de meses. Dice así:

Todo el mundo tiene que pagar, pero no todo el mundo debería tener que pagar por todo.

Y la cosa es que me quedé pensando en que eso es una verdad como un templo y que yo mismo ya la estaba cumpliendo. Y es que, aunque diga que no pago por software, la realidad es que en muchas ocasiones sí lo estoy haciendo. Así que voy a explicar una panorámica de mi relación con un tipo de software, los videojuegos, de la que creo que se pueden desprender algunas ideas interesantes extrapolables a toda clase de contenidos digitales.

PC

Por resumir mi infancia y adolescencia de forma breve os diré que en mis años mozos gasté poquísimo dinero en ocio, apenas fui al cine por mi cuenta, tiré más de biblioteca que de Fnac y jamás compré un videojuego para mis, siempre obsoletos, PC.

Siempre tuve muy claro lo difícil que era ganar la pasta, seguramente más claro que ahora.

Es cierto que casi nunca tenía dinero para gastar, y el poco que tenía lo prefería gastar en bienes tangibles (un Whopper por ejemplo) pero además la sola idea de gastar 6000 pesetas (como muchos amigos míos hacían) del bolsillo de mis padres en algo tan banal como un videojuego no me pasaba por la puta cabeza, así que me dedicaba a piratear, lo cual supuso algunos gastos en discos vírgenes, pero bastante moderados en comparación.

Nintendo DS

Foto del típico cartucho para piratear la Nintendo DS

Compré mi Nintendo DS Lite prácticamente cuando salió al mercado, en verano de 2006. Y la compré sabiendo a tiro hecho que era pirateable (la Nintendo DS normal ya llevaba tiempo en el mercado) de forma más o menos sencilla, de modo que podría tener todos los juegos por la cara gracias a los cartuchitos mágicos.

En aquel tiempo trabajaba de becario en mi universidad, cobraba 320 euros al mes y no estaba dispuesto a comprar juegos a 50 euros la unidad. Así que la cosa era sencilla, o la compraba y pirateaba los juegos, o directamente no la compraba. La piratería hizo que Nintendo se embolsara 150 euros de mi parte que nunca habrían ingresado de haber tenido que ceñirme al modelo legal.

Ahora la tengo en el cajón cogiendo polvo, juego de pascuas a ramos.

Con el tiempo empecé a trabajar y a tener un sueldo. En ese momento ya habría podido comprar los juegos sin ningún problema, pero ya me resultaba ridículo gastar dinero en algo que podía conseguir gratis de forma mucho más sencilla, y sin necesidad de ir cargando con un montón de cartuchitos de plástico.

iPhone

En 2008 me compré el iPhone y tardé más de un año en hackearlo. Durante todo ese tiempo compré las aplicaciones y juegos que fui deseando (la mayoría no cuestan ni 2 euros) y la razón de mi hackeo fue que quería probar la aplicación de TomTom (ya que costaba 50 euros y había leído varias malas opiniones, así que no quería arriesgar).

Hackeé el teléfono, bajé el TomTom, comprobé que la recepción del GPS del iPhone era una mierda y me compré un TomTom de verdad. Desde aquel día el teléfono quedó abierto y sin embargo no he vuelto a instalar ninguna aplicación pirateada con mayor propósito que probar y borrar. Lo uso para saltarme algunas de las estúpidas restricciones que Apple impone, pero he seguido pagando por los juegos que han ido apareciendo y que me han interesado, sin problemas. La experiencia de compra por la vía legal es tan limpia y satisfactoria que no me planteo el pirateo.

PlayStation 3

En verano de 2009 compré la PlayStation 3. Al principio me costó acostumbrarme a pagar por los juegos (me decía a mí mismo que con un par tendría suficiente) pero hoy tengo una colección de casi cincuenta, todos de importación o segunda mando, y casi todos comprados meses después de sus correspondientes lanzamientos (la mayoría de juegos se abaratan un 40% en menos de tres meses).

Soy la envidia de todo niño de 10 años, que es la edad media de los rivales que me zurran en el FIFA.

Y la verdad es que, salvo alguna triste excepción, siento que cada una de esas compras me ha merecido la pena, es decir, siento que los 30 euros que invertí en Red Dead Redemption me han sido ya devueltos en las pocas horas de entretenimiento en el lejano oeste que llevo, o que los 22 euros que gasté en Modern Warfare II se justificaron plenamente cuando visité los oscuros pasillos de El Gulag con la piel de gallina en la oscuridad del salón de la casita.

Imagen del protagonista del Mini Ninjas, uno de los juegos más divertidos que he probado

Hace algún tiempo que la seguridad de la consola fue comprometida y ya es posible poner juegos piratas con relativa facilidad pero, más allá de mirarlo un poco por curiosidad ingenieril, no es algo que me plantee llevar a cabo. Comprar juegos es algo que he incorporado a mi presupuesto y que, desde mi punto de vista actual, me resulta rentable. No hay que ser muy listo para comprender que si algo te gusta tienes que financiarlo de alguna manera para que pueda seguir adelante. Y basta terminarse un juego para ver la cantidad de peña que ha trabajado en él (todas esas nóminas tienen que salir de alguna parte) así que es un dinero que considero bien gastado si con ello colaboro en que sigan creándose nuevos títulos; y eso que ya tengo muchos más juegos de los que nunca habría pensado comprar.

Wii

Esta Navidad mi suegro nos ha regalado una Wii y tras jugar a un par de títulos tengo claro que la voy a piratear sin más miramientos y no compraré ni un solo juego.

¿Los motivos?, creo que los juegos de Wii no deberían valer más de 10 euros. Para el tipo de jugador que soy, los juegos de Wii no me despiertan mucho interés e, incluso los que lo hacen, no me parece que puedan justificar el precio. De modo que más pronto que tarde tendremos un disco duro con montones de juegos que ni habremos probado y encenderemos la consola de Pascuas a Ramos o cuando tengamos visita, como hace todo el mundo que tiene una Wii.

Nuevamente Nintendo ha conseguido colar en mi casa una consola que, de no ser pirateable, se habría quedado en la estantería del supermercado.

Hoy pago yo

Así que ya veis, un mismo tío en distintas épocas de su vida que ha ido decidiendo lo que más razonable le parecía en cada momento, he pagado y pirateado según época y plataforma. En mí han influido cosas tan variadas como mis ingresos en ese momento, la facilidad del pirateo de ese sistema, la adecuación del soporte, el tiempo que le iba a dedicar al contenido en cuestión y el valor percibido que ese bien tenía para mí.

En vista de ésto, comprendo que los estudiantes tengan todo pirata porque generalmente no les sobra la pasta, y en cambio sí disponen del tiempo necesario para pegarse con los sistemas anticopia. Y a la vez comprendo al que adora el cine y se compra las películas en Blu-ray porque no quiere perder horas y horas descargando ficheros enormes que luego llenan los discos duros antes de que uno se de cuenta y que valora tener hasta el último comentario chorra del director. Y también entiendo al que se compra todas las canciones de su grupo favorito en iTunes para tenerlas antes que nadie pero que mantiene los discos antiguos en MP3 piratón. Y comprendo al que se compra un Kindle y mete con calzador más libros piratas de los que nunca podrá leer sin ni siquiera haber comprobado si los tenían en la biblioteca del barrio ‘sólo’ por el hecho de que es más cómodo.

Con esto quiero decir que el pagar o no por algo, y el decidir que pagarás por las películas en Blu-ray, pero no lo harás por los DVD, o que no quieres comprar un DVD pero estás dispuesto a pagar por una cuenta de Megaupload desvela todo un universo de matices en el que nos movemos los consumidores y que no se puede categorizar de ninguna manera absoluta. Y creo que es ahí donde realmente falla la industria cuando hace que la experiencia de compra y disfrute de un contenido pagado sea peor que la de uno pirateado (horrorosas pantallas de advertencia insaltables en las películas, mecanismos de protección que impiden que puedas prestar un disco a un amigo porque no es el que figura como comprador, o cobrar más por el alquiler de una peli en HD que una normal cuando el coste del ancho de banda es algo despreciable, etc.).

Por eso es absurdo que se intente poner freno a la piratería por la vía legal (como van a tratar de hacer con la dichosa ‘Ley Sinde’) y por eso es también absurda la posición de los listillos que dicen que si las cosas tuvieran precios razonables (según ellos ‘razonable’ no suele ser más de un euro) todo el mundo compraría las cosas legalmente y no existiría la piratería.

Y aquí es donde te das cuenta que tras una entrada tan larga todo acaba siendo una paja mental.

Al final todo es mucho más sencillo, cada persona es un mundo y lo que hoy nos parece caro mañana nos puede parecer barato y lo acabaremos comprando. Y pasado mañana nos quedamos en paro y lo volvemos a piratear o simplemente prescindimos de ello, aunque cueste un céntimo.

36 comentarios, se reproducen por esporas

Me pasó lo mismo con la PStwo, me la compré teniendo casi los discos de “Swapmagic”, y apenas tengo una docena de juegos originales. Sin embargo, las Gameboys (los pokemon casi me duraban hasta que salía la siguiente edición), N64 y Gamcube aguantaron con los pocos juegos que me pude comprar en su momento (pues igual 8-9 para cada una). Pero claro, es lo que esperaba de la consola, siempre compraba sobre seguro y luego los machacaba hasta terminarlos sin encender la tele (qué bruto).

Vaya… esperaba una conclusión mas concreta xD

¡Hordas de Todogratis, acudid a este blog! ¡La Verdad ha sido puesta en entredicho!

Me sitúo cerca de tu posición. Personalmente pirateo contenido multimedia, pero soy consciente de lo que ello supone y no lo trato de justificar ni de crear todo un entresijo de “razonamientos” destinados a calmar conciencias.

Y sí, Menéame existe y está plagado de los anteriormente mencionados, como siempre.

Michael J. Fox
25/01/2011 a las 07:01

Gran hilo, he de decir.
Mucha razón tienes en todo(o casi todo) y la verdad es que ya llega cierta edad en el que el pirateo deja de ser una obligación y se convierte en una opción.
Yo de momento, creo que la PS3 será la única que no piratee.

Ah…No sé si habrás jugado al online del Modern Warfare, pero tus temidos cheteros campan a sus anchas…

Tienes más razón que un santo. La industria en general no entiende que tiene que hacerle sencilla la vida al usuario, en lugar de eso complican la existencia.

En cuanto a los libros, me he encontrado que resulta más sencillo encontrar un epub pirata que comprarlo, pero con diferencia abismal, y eso que busque mucho el libro en versión de pago. Eso y que pretendan cobrarme por el fichero lo mismo que la edición de tapa dura me jode un montón.

Pero bueno la ley sinde va a lograr aumentar el contenido pirata en la web, no tengo ninguna duda. Vamos a ver una demostración práctica de la tercera ley de Newton aplicada a la red.

Pues yo me apunto al grupo de listillos que opinan que la bajada de los precios repercutiría en un mayor consumo ‘legal’. Yo tengo una colección de juegos de aproximadamente… quince títulos. Todos legales, por supuesto. Son todos (excepto dos o tres que me regalaron) juegos de FX. De hecho, toda la saga Imperium y compañía, que estaban a 19 euros de lanzamiento y a unos asequibles 9’99 pasado un par de meses. Así que podía permitírmelos fácilmente y ahí los tengo, absolutamente toda una colección comprada a esa empresa porque sus precios me lo permitían.

En el caso de los Sims, que son la saga de juegos que más me ha enganchado y me ha gustado, no tengo ni uno original (aunque luego repercutió en que comprara un par de artículos de merchandising, sí) porque pagar sesenta euros por un juego… y luego desembolsar cuarenta más por cada una de sus chorrocientas expansiones me parece cuanto menos un pequeño timo. El juego vale sus sesenta iniciales a lo sumo, pero no más. Pero igual que compré los juegos de FX, hubiera pagado contento por los de Maxis, porque realmente me habría gustado después de haberme dado tantos buenos momento, pero ni por asomo puedo desembolsar esa cantidad.

Por eso te digo, que al menos en mi experiencia, el no pagar en algunos casos sí se debe a los precios que tienen.

Es cierto que es un tema de matices. Yo, por ejemplo, compro cine en cantidades industriales y a su vez bajo también en cantidades industriales. Los videojuegos los compro todos, las apps del iPhone las compro a medias, algunas sí y otras no.

Por otro lado creo que a esto hay que darle una solución, no tengo ni idea de cual puede ser, pero tampoco veo bien que esto sea barra libre y que los autores no se lleven ni un solo duro por su trabajo. Y autores no son solo Alejandro Sanz y Pedro Almodovar, hay mucha otra gente ahí detrás.

Está claro que la ley sinde es algo demencial, pero sinceramente creo que hay que darle un arreglo a esto.

Alexliam, ¿y por que no se crean plataformas de pago sencillas con precios asequibles? Realmente no les interesa, mientras puedan seguir vendiendo sus productos a precio de oro, no quieren que la gente vea que les han estado timando durante años.

Eso es algo que se ve muy bien en videojuegos o libros técnicos, los videojuegos duplican su precio en cuanto entran en España, muchos libros técnicos editados en España pasan a valer la mitad en México o EEUU.

Estamos pagando la expansión de las empresas “españolas” por el mundo, pero esto tiene un límite, y nos acercamos deprisa.

Hispar, no lo se, pero tampoco creo que sea tan sencillo. Aún así no quiero entrar en el debate de siempre donde se usan los mismos argumentos una y otra vez.

No he dicho que esté a favor de la ley sinde, sino todo lo contrario, pero estoy de acuerdo contigo que hay que llegar a alguna fórmula por la cual los autores se lleven algo de dinero por sus creaciones. Algo que me parece de sentido común, vamos.

Por supuesto los autores tienen que llevarse dinero por su obra, eso es algo que no discuto.

Lo que para mi es obvio, es que no entienden que la base de la red es compartir, que un producto digital debe ser más barato que el mismo producto en físico, aunque solo sea porque tiene menos costes.

Siguen con la mentalidad de vender 100 copias a 20€ sin comprender que podrían vender 100.000 a 1€ porque tienen alcance mundial a igual coste.

Mientras no se adapten toda ley que se haga es inútil.

Hispar, bueno, eso de que el producto en digital debe ser más barato que en formato físico no es solo un problema de España, en Amazon encuentras muchos libros que son más caros en su edición digital que en su edición física.

Yo bajo música y películas a dolor, pero como vinilos a cascoporro…

Alexliam, precisamente por eso existe

Michael J. Fox, no juego online más que al FIFA pero era inevitable que los juegos modificados acabaran llegando y jodiendo toda la plataforma. Lo más cachondo es ver a la gente que lo justifica diciendo que es porqué Sony retiró las opciones de instalar Linux en la consola (cuando precisamente Sony retiró Linux porque era por ahí por donde se la empezaron a colar).

Jota, el tema es que los costes de desarrollo de un título de FX Interactive (con todos mis respetos) comparado con los de los Sims poco deben de parecerse.

Sobre el debate de los libros electrónicos más caros que en papel os recomiendo esta entrada.

Hugo, no estoy muy de acuerdo con la entrada que comentas.

El coste de riesgo del que hablas, en teoría existe sobre el papel también, a ver si el canon que se paga en las impresoras es solo por que ellas lo valen. Aparte que si no digitalizas el libro en papel, lo harán los usuarios y ahí tus ventas son cero.

En cuanto a los costes de digitalización, dudo que sean demasiado altos, me extrañaría que como dice el autor, no los tengan ya en doc y solo haya que retocarlos.

En cuanto a las reediciones… en formato digital no tienen sentido, porque no imprimes copias, simplemente las haces, a muy bajo coste.

Y respecto a la comodidad, ese es el problema, la comodidad de no desplazarme me la dan gratis, si esa es la única ventaja que me vendes con el libro digital, no me estás dando nada.

Por mi parte sigo en mis trece, por 2-5 € estoy dispuesto a comprar libros, si no necesito 30 pasos para hacerlo y me dan los formatos que quiera. Por más dinero me compensa el tiempo perdido en buscar y transformarlo al formato que necesite.

Yo no estoy del todo de acuerdo contigo.

Me bajo cosas y soy de esos que tenía discos duros con pelis y series cuando estaba en la carrera, pero también me iba a Tipo y compraba discos.

Ahora que soy trabajador puedo darme el gustazo de comprar discos y vinilos para casa, porque sé que con ello estoy apoyando al artista y a que un sello apueste por más artistas. Pero casi siempre de artistas independientes, bajarme un disco de Bisbal (empezando porque no me gusta) no me importaría en absoluto… Pago 5 euros de Spotify al mes y tengo un Kindle con el que compro libros legales.

Con varios colegas hemos montado un sello discográfico en 2011 basado en vinilos y no nos va mal, al menos para empezar con una primera tirada. Pese a todo me sigo bajando música y creo que la Ley Sinde no va a solucionar nada.

¿Está solucionando Spotify? Yo creo que sí, cada vez conozco a más gente que al menos paga 5 euros. ¿Por qué no hacer un Spotify en España de pelis? En serio… ¿Cuánta gente se deja 10 euros en cuentas premium de Megaupload y demás? Si al menos lo intentasen antes de hacer leyes absurdas que no van a conseguir nada…

Es curioso, tenemos una historia casi paralela.

Creo que es un tema que requiere mucha discusión, mucho debate y mucho dar el brazo a torcer. Obviamente, con la Ley Sinde encima de la mesa uno no puede debatir tranquilo.
Estamos mezclando varios debates en uno, por un lado los derechos de autor, por otro el legítimo derecho del autor a ser remunerado, por otro el dilema del que quiere consumir pero no quiere que le violen, la industria que quiere mantener un modelo de negocio obsoleto…

Yo por mi parte, no veo ningún inconveniente en funcionar con modelos de suscripción. Pago por Spotify encantado y me gustaría que llevasen la cuenta de lo que escucho y que remunerasen proporcionalmente a los artistas por los que he pagado. Tampoco vería mal que se incluyese parte de mi pago por el ADSL como compensación por todo lo que bajo, una vez más, llevando la cuenta de lo que veo. Un Spotify de libros, pues lo mismo.
Lo que no veo bien es pagar por recibir un servicio peor del que puedo recibir ilegalmente. Tampoco veo bien que con mi dinero Alejandro Magno se enriquezca cuando no he oído jamás nada suyo.

Hugo, y yo lo sé, pero aunque el coste de producción sea distinto, sí que es verdad que puedo pagar los títulos de FX Interactive y no los de EA, por eso pago por los primeros.

El día que se den cuenta de que no todo el contenido pirateado es una venta perdida… oh amigos, ese día.

Y no hablo del concepto, sino de la intencionalidad o capacidad de comprar cosas de aquellos que las disfrutan a día de hoy “gratis”.

Yo me compro al año cerca de 70 u 80 dvd´s originales, aunque no me compraría una película que no se si me va a gustar, por lo que todas las que me compre las he visto antes. Y la única forma de ver una película justo en el momento que tú quieres es bajártela.
Por eso igual que tú, a la vez pirateo y pago “legalmente”.
No entiendo a los que necesitan que todos sus dvd- bluray-videojuegos sean originales ni a los que no pagaría ni 1 euro por cualquier juego original de la ps3.

Interesantísimo punto de vista, que comparto casi letra a letra, con la salvedad de cambiar la palabra “software” por “sexo”. Algún día, cuando tenga mi inexistente e infraguable blog, hablaré de las dicotomías entre tener sexo gratis o pagando. Y no me refiero a ir de putas (chaperos en mi caso, que nadie se confunda), sino al hecho de conseguir de un hetero no profesional todo, absolutamente todo lo que uno quiera, a base de negociar el precio.

Por ejemplo, tú mismo (me dirijo a cualquier tío que esté leyendo esto, no sólo a Héctor, aunque también): ¿me la comerías por 500 €? ¿Y por 5.000 €, con punto separador de miles, te tragarías todos los fluidos que te ordenase? ¿Y por 15.000 € te vendrías a vivir una semana a mi casa, a sabiendas que no se te permitiría imponer ningún tipo de restricción más allá de sangre, daño permanente, mutilación o muerte? ¿Por 100.000 estarías dispuesto a negociar las tres primeras restricciones? Son preguntas retóricas, no respondas. Si es de mal gusto formular las cuestiones, peor sería iniciar una negociación, al menos en público.

Sobre lo de Spotify siempre se habla como caso de éxito y de cómo se deben hacer las cosas pero no se suele mirar mucho el lado de la empresa, que está dejándose la vida por hacerse un hueco complicadísimo y que si mañana quebrara no sería ninguna sorpresa. Económicamente Spotify es ahora mismo un desastre total. Le pasa como a Twitter, que mola mucho y tal pero los fundadores todavía no se han comprado el Ferrari que se merecen.

También Apple se pronunció hace poco diciendo que con iTunes prácticamente no ganaba nada, pero que le sirve para potenciar el negocio de vender iPods.

Es decir, que los dos paradigmas de lo que hay que hacer resulta que no lo están haciendo tan bien.

Lo malo de que hayan violado la PS3 es que se irá a tomar por culo el juego online.

Trucos, servidores hipermasificados de jugadores que no han pagado…

Lo penoso es intentar ver algo en streaming de pago con una calidad decente y ver que en mkv y en 15 minutos lo tienes calentito en el pc…

Netflix es un ejemplo: barato (apenas 9 dolares en USA) y todas las series al momento.
A precio de cuenta megaupload tus series! ¿no es fantástico?

Pues bueno, a verlas venir con las operadoras con este tema y a ver a que precio termina.

Un saludo,
Tronan

P.D. La “industria” española de cine dice, entre otras cosas, que las descargas son su ruina ¿quien baja cine español?.

siempre he sido de la idea de que si encuentro algo que valga la pena me lo compro original. obviamente antes no podía darme esos lujos al ser un simple estudiante sin un dólar en el bolsillo. pero ahora que mi capacidad adquisitiva ha crecido si lo intento hacer, aunque reconozco que todavía pirateo muchas cosas, es una costumbre difícil de dejar!

Creo que has dado en el clavo. No es una dicotomía de “pirateador del todo gratis” vs. comprador de todo legal. Va por momentos, circunstancias y situación económica. Pero como han dicho, yo creo que si se ofrecieran fórmulas sencillas para obtener o ver películas, series y demás a precios asequibles, se conseguirían muchos beneficios que ahora están perdiendo por la piratería. Por otro lado, creo que no es una tontería pedir que el precio asequible sea de 3 euros por película, teniendo en cuenta que con una copia digital, puedes servir a millones de usuarios.

Por otro lado, cuando se habla de remunerar a los autores, pasa algo curioso. A la gente se le olvida que son pocos los autores que obtienen un beneficio cuando uno compra sus discos de manera legal. los beneficios van para entidades de gestión y para discográficas, distribuidoras e intermediarios en general. Para muestra, un botón: http://www.k-government.com/2011/01/27/mis-derechos-como-autor/

Así que, lo que hay que pensar es cómo conseguir realmente que los autores se beneficien de sus obras. ¿Distribución directa a través de la red? Puede, aunque me parece algo demasiado simplista, teniendo en cuenta lo complejo de la situación. Lo que tengo claro es que las cosas tienen que cambiar, y que la ley Sinde no conseguirá gran cosa. Al menos, no mucho más que el cierre de Napster, o de otras páginas que se cerraron en su momento. No es solución al problema. Un saludo!

Off-topic: no creo que ni siquiera el más zopenco del Gobierno crea que la “Ley Sinde” es mínimamente efectiva. Incluso con cero páginas de enlaces, se seguiría disponiendo de los buscadores (los propios de Rapid/Mega, el interno de los clientes bittorrent/ed2k…). Si se quisiera acabar realmente con la descarga de contenidos protegidos, bastaría con derogar el derecho a copia privada.

Lo que creo es que, con la LS, intentan algo mucho más grave: controlar la información. De cualquier tipo.

Es un tema muy complicado y al cual no le veo solución a corto plazo. La ley Sinde, es a todas luces querer, para mi, cargarse la principal característica de Internet: compartir (No solo musica y demás cosas descargables, sino opiniones como haces tú en tu blog)

Estoy de acuerdo contigo en que cada persona es un mundo, yo por ejemplo más que descargar (que también) me dedico a ver las cosas online por dos motivos: no tengo ni pa pipas como aquel que dice y porque lo que veo y descargo no lo encontraría en España (la mayoria de los animes y mangas que veo no estan comercializados, y con la música más de lo mismo).

Con respecto a los precios, en el caso de los discos, tengo entendido que el artista se lleva un porcentaje muy pequeño del precio, que los que se llevan la tajada son las discográficas. ¿No sería entonces adecuado plantearse si son necesarios los intermediarios? ¿No sería mejor buscar un sistema por el que el artista pudiera vivir de verdad con su trabajo?

Dejo esto en el aire para que quien quiera me aclare o me discuta ;)

comparto tu punto de vista, lo entiendo, lo acepto… yo uso el ARES para bajar musica que ya tengo en CD, sinatra, madonna, daf punk… o peliculas que no están en cartelera hace años o clasicos en blanco y negro o esas novedades chorras que considero pecado pagar siete euros.

Lo demás lo compro, tengo la nintengo y juegos legales… en parte porque viviendo en Andorra se encontraban por muy buen precio. La verdad es que no se me ocurre hackear ningún aparato, porque no se hacerlo ni le veo esa gran ventaja que le ven los adolescentes -de 15 a 35 años-. No tengo tiempo para jugar a tantas cosas, ni para ver tantas películas, oir tanta música o leer tantos libros.

Ni sitio en las estanterias.

Yo desde hace un año tengo la Wii, y me te tomaré la palabra para piratearla.

Sé que ya eres consciente de que el uso de la palabra “pirata” no es correcto, pero no puedo evitar meter el dedo en el ojo y recordártelo :-P

Has relatado una experiencia que es aplicable a cualquier mortal y has dejado en evidencia un sistema que nunca ha sido viable.

Personalmente, estoy bastante ajeno a este debate, ya que el 90 o 95% de la cultura que consumo, tiene más (o bastante más) de 10 años. En ese caso, muchísimos creadores de los que descargo sus títulos, están muertos desde hace tiempo y, aún así, su contenido se sigue vendiendo a precio de oro, a sabiendas de la que está cayendo :-S

Buen artículo ; )

Esto Hugo, podrías hacer una entrada sobre menéame y por que le tienes tanta manía(he leído est post y el tuit a la chica del trecotín). Yo no estoy registrado, pero de vez en cuando cuando estoy aburrido paso y algunos comentarios son bastante sensatos, otros divertidos, y otros dan asco, como en todos sitios.

Te parece mejor sitio Digg por ejemplo(nunca lo he visitado), u otros derivados como jonéame. Me parece muy buena idea que la estructura de la página(o como se diga) sea libre para que la pueda usar cualquiera si quiere hacer una página por el estilo.

No sé, muestranos tu punto de vista como lector de blogs y como escritor de uno de ellos.

Cruzo los dedos por que elas este comentario;)

“Esta Navidad mi suegro nos ha regalado una Wii y tras jugar a un par de títulos tengo claro que la voy a piratear sin más miramientos y no compraré ni un solo juego.

¿Los motivos?, creo que los juegos de Wii no deberían valer más de 10 euros. Para el tipo de jugador que soy, los juegos de Wii no me despiertan mucho interés e, incluso los que lo hacen, no me parece que puedan justificar el precio.”

Si me permites un par de preguntas: ¿Por qué los juegos de Wii no deberían valer ni 10 €? ¿Todos sus juegos o sólo algunos? (Has probado un par, quizá no precisamente los mejores del catálogo.)

Nunca le he visto sentido a piratear. Si algo no despierta tu interés, ¿para qué perder el tiempo pirateándolo? Y si te atrae, ¿no deberías pagar por algo que te gusta?

(Ya sé que algo te puede gustar poco o mucho, y que en esas valoraciones cada cual mide con una regla diferente. Como dices, al final cada uno paga por lo que cree que merece la pena pagar, y la cantidad que le parece apropiada.)

ElMagnate: en estas cuestiones de derechos de autor, sólo hay comentarios del mismo palo. Los que osan mostrar una postura que choque mínimamente con el pensamiento oficial, son masacrados a negativos y acusados de estar a sueldo de Bautista y de tener mansiones en Miami.

Aunque, en realidad, el talibanismo en este tema es extensible a casi cualquier foro de internet en España.

Ante todo, perdonad que haya tardado tanto en contestar.

Pijus Erectus, mejor no te digo el dinero por el que estaría dispuesto a ceder, no vaya a ser que lo tengas.

marmolillo, es curioso lo de Spotify sí, y cuando salga un equivalente para cine la cosa será incluso peor porque son contenidos mucho más caros que las canciones y que también exigen mucha mayor infraestructura para servirlos por internet.

Dani, exacto, se pasa de una plataforma en la que la barrera económica de entrada garantizaba cierto control a un caos absoluto del que nadie va a salir beneficiado.

pixfall, es el tema, yo creo que quien más quien menos gasta en base a lo que tiene en el bolsillo y comprende que los creadores merecen alguna remuneración.

G de Galleta, la cuestión de los intermediarios es algo que afecta a casi todos los negocios, pero tampoco creo que sea algo que haya que demonizar, mucha gente de a pie vive de ello y no son empresas que simplemente se limiten a poner el cazo.

monttse, es parecido a lo que me va pasando un poco a mí, que cada vez valoras más el poco tiempo libre que consigues sacar así que tiras por lo que te resulta más sencillo en cada momento.

DannyQu, ¿?

Christian, hombre, viable desde luego que es, igual que es viable la venta de electricidad aunque una minoría se te enganche de las farolas en las chabolas y no pague por ella (o la pague el ayuntamiento). Es uno de los temas que siempre me ha jodido de estas cuestiones, esa gente que se llena la boca diciendo que el modelo de negocio de tal o cual no tiene ningún sentido y no vale para nada, pocos se acuerdan de que esos artistas de los 80, que tanto les gustan ahora, no se habrían comido una puta mierda profesionalmente de no haber tenido detrás a las discográficas para darles promoción e infraestructura.

elMagnate, no me gusta Menéame por varios motivos. El primero es que la calidad de los visitantes es lamentable (abren la página, hacen scroll leyendo una palabra de cada párrafo y se van corriendo de vuelta a Menéame a dejar un comentario criticando al autor a sus espaldas), yo quiero que quien entre aquí tenga algún mínimo de interés en leer lo que yo escribo y, si es posible, me deje sus comentarios. No gano nada con esto así que no busco la cantidad, sino la calidad.

Además el negocio de esta gente es penoso para los autores porque cada vez que alguien manda una ‘noticia’ se queda allí una copia con el resumen que, al provenir de una fuente muy grande, termina acaparando todas las visitas de los buscadores. De modo que, para mí, que un escrito propio aparezca en Menéame representa un pico de visitas impresionante durante un día, pero a largo plazo me canibaliza a visitantes que iban buscando precisamente sobre la cuestión que había escrito y que probablemente fueran un público mucho más interesante.

Sobre Digg y demás, pues poco más o menos igual, pero es que encima los usuarios de Menéame tienen una prepotencia acojonante y pequeños detalles de la propia plataforma parecen creados claramente para fomentar el mal rollo (poder votar una noticia como ‘cansina’, ‘irrelevante’ o ‘provocación’ en lugar de un simple ‘-1’ ya es toda una declaración de intenciones).

Así que eso, evito que mis textos salgan allí porque no me aporta nada y en cambio sí ayuda a enriquecer a toda esta tropa.

317words, pues básicamente porque los juegos que he probado son tan sencillos y poco elaborados que no pueden tener el mismo coste que un Red Dead Redemption, por poner un ejemplo. Por otro lado no he visto forma de bajar demos de Wii, así que de ahí mi opinión, si piensan que voy a gastarme 50 euros para poder comprobar si un juego es o no una basura, lo llevan claro. De ahí el pirateo, para que no se quede cogiendo polvo sin más (aunque es lo que va a pasar igualmente).

Casi vidas paralelas, y bastante de acuerdo

Desde que probé el iphone, mi vida en cuanto al pago de contenidos digitales ha dado un buen giro. Incluso he comprado un par de licencias del PC (de entre 5 ó 15 euros)

Casi lo más importante ya lo habéis dicho: encontrar un precio lógico de las cosas (de 1 a 5 euros creo que casi todos caemos)

Soy comprador de CDs y vinilos, no hace mucho FNAC hizo una promoción de 4 discos por 20 euros, con unos buenos discos donde elegir. Me pillé 12 discos (un paquete de 4 en 3 fines de semana casi consecutivos). Lo curioso era que estuve buscando en la misma tienda algún CD de Queen, de esos de los años 70, que deberían estar más que amortizados, que pocos serán los que vayan a comprarlos par ver qué tal suenan … y la sorpresa fue que los precios eran de 22 euros la unidad

¿qué sentido tiene?

¡Comenta!, eres el alma del blog ¬¬