iOS 7

Hace casi dos meses Apple presentó un avance de iOS 7, la nueva versión del sistema operativo que llevan los iPhone y iPad. Además de las típicas novedades de cada versión de este tipo de software en esta ocasión presentaron un diseño radicalmente distinto al que venían realizando desde el primer iPhone. Muchas cosas se mantienen pero, en líneas generales, todo parece bastante nuevo.

Sobre el nuevo diseño hay opiniones de todo tipo, gente que lo ama, gente que lo odia y gente que sólo detesta los nuevos iconos. Es normal con productos tan ubicuos, opiniones blancas, negras, y de infinitas tonalidades de gris.

Yo no voy a entrar a valorar el diseño general, ni si los iconos son feos o bonitos, ni si las fuentes se leen bien o no. Todas estas cuestiones estéticas y funcionales son más o menos discutibles dependiendo de los principios en los que cada uno basa sus criterios, y en eso la verdad es que no veo mucha discusión posible.

Pero sí que hay algo que es absolutamente objetivo y que quiero remarcar porque considero que sí representa un cambio de rumbo claro en la forma de plantear los productos de Apple y que, hasta ahora, no he visto a mucha gente prestar demasiada atención.

Tres capturas de iOS 7 sobre tres iPhone 5

Tres nuevas funcionalidades

Voy a centrarme en tres novedades del nuevo sistema, tres cosas que desde hacía años se podían hacer de forma similar en los iPhone con jailbreak y, por supuesto, en los teléfonos Android.

  1. Ahora es más fácil cambiar el brillo de la pantalla, activar o desactivar la Wi-Fi, el Bluetooth y demás. Estas cosas antes estaban escondidas dentro de la app de ajustes, en iOS 7 son accesibles en cualquier momento con arrastrar el dedo desde el borde inferior de la pantalla hacia dentro.
  2. Con la nueva versión cerrar apps es más sencillo, basta con pasar al nuevo modo de cambio entre apps y arrastrar la app que queramos cerrar hacia arriba. Un simple gesto y la app desaparece. Antes también se podía matar apps pero requería más pasos y un gesto más preciso.
  3. Desde iOS 7 el usuario podrá bloquear el acceso a internet de una app, es decir, que si vemos que Spotify nos funde la tarifa de datos podemos ir y quitarle la conexión directamente desde la app de ajustes. Antes se podía quitar el acceso a internet a todo el dispositivo, pero no granularmente app por app.

¡Al fin están escuchando a los usuarios!

Las tres novedades han recibido estupendas críticas, diría que unánimes, sobre todo la primera de ellas. A todo el mundo le encanta poder poner y quitar la Wi-Fi o ajustar el brillo de la pantalla para ahorrar batería y, por ello, se alegran de que Apple ahora lo ponga fácil y ya no sea necesario el jailbreak.

U Can’t Touch This

A mí, por tocar un poco las pelotas, estas novedades no sólo no me gustan sino que me decepcionan bastante. Para mí, que el iPhone, tras seis años en el mercado, te deje ahora cambiar el brillo de la pantalla y quitar la Wi-Fi tocando un botón estés dónde estés me parece una simbólica derrota de la tecnología.

Me explico. El ideal que venía siguiendo Apple es que el teléfono debía ser capaz, por su cuenta, de hacer todo lo necesario para darte el mejor servicio posible. Eso se traduce en que el brillo de la pantalla se ajuste automáticamente dependiendo de la luz ambiente o el contenido que vayas a ver, y que no sea algo que el usuario tenga que determinar de forma manual. Con la Wi-Fi es lo mismo, el sistema tendría que evaluar de forma inteligente la cantidad de batería restante y el uso que se está haciendo para determinar, internamente, si tiene o no que estar activa cierta antena.

Lo sé, esto puede sonar a ciencia ficción y, en la práctica, en las versiones anteriores todos hemos tenido que ir a subir el brillo en un determinado momento o a quitar la Wi-Fi en tal o cual ocasión.

Pero era algo raro, que estaba escondido en la cocina del sistema, algo que seguramente muchos propietarios de iPhone ni siquiera sabían hacer. En iOS 7 da un cambio de 180 grados y cobra la importancia más absoluta, está al mismo nivel que las notificaciones de las apps, es algo básico, algo que el usuario tiene que saber usar. Desde mi punto de vista es como si Siri te dijese ‘mira chico, tiro la toalla, toca el brillo cuando quieras porque yo no lo sé hacer mejor’.

El caso de cerrar las apps es exactamente lo mismo. Antes se podía pero no estaba tan a mano. Ahora, al hacerlo fácil, lo que están haciendo de forma más o menos velada es trasladarnos esa responsabilidad a los usuarios. Buscando de nuevo la analogía habladora lo que el iPhone nos dice ahora es ‘si una app te funde la batería ciérrala cuando dejes de usarla, dedica tu tiempo a decidir qué apps tienen que estar en memoria y así iré más rápido y la batería me durará más’.

Esto es algo que a poca gente le puede parecer mal. A todos nos gusta tener control sobre las cosas, hay cierto placer en sentir dominio sobre una máquina. Todos nos sentimos capacitados y ajustamos el brillo que nos gusta sabiendo el impacto que tiene en la batería, o decidimos que tal o cual app no se conecte a internet mientras estamos tirando de roaming. Sabemos lo que hacemos.

Pero no, la triste realidad es que el 99% de la gente verdaderamente no sabe lo que hace.

Somos la misma gente que se quejaba de que en el iPhone original no hubiera MMS, pensad en eso.

Sí, lo sé, la mayoría de los que estáis leyendo esto sois de los que os gusta tocar el brillo y ajustar cada cosa a la perfección. ¡A mí también me gusta! Pero nosotros no somos una muestra representativa, somos nerdazos, gente que se maneja bien con la tecnología e incluso vive de ella, pero la realidad de un producto como este, que lo tiene que poder usar cualquiera, es muy diferente.

Por lo que a mí respecta prefiero soñar con tecnología capaz de hacerme tomar cada vez menos decisiones y en la que todo se ajuste como por arte de magia que no conformarme con mejores accesos directos para seguir teniendo que tomar las decisiones por mí mismo; para eso ya teníamos Android.

10 comentarios, debe haberse caído Twitter o algo

Desde mi punto de vista, desde luego, no es útil tener ciertas configuraciones siempre a la vista, y desde que me pasé a Windows Phone no las echo de menos, y no me importa entrar al menú de configuración para, por ejemplo, desactivar el Wi-Fi. No es algo que haga ochenta veces al día. Claro que siempre hay usuarios que desean tenerlo todo visible (no hay mas que ver el numero de gente que tiene dos relojes en el escritorio de su ordenador o móvil, uno en la barra de tareas y otro como widget).

Más que una derrota, yo lo considero aceptar que no todos los usuarios son iguales, que a un usuario puede venirle bien el móvil con mas brillo en la pantalla o que otro usuario pueda no desear tener todo el día el Wi-Fi encendido y quiera acceder a la configuración mas rápidamente.

La maquina no puede decidir por todos los usuarios porque no todos los usuarios son iguales, hay cosas que vienen bien a la gran mayoría pero jamás puede contentarse a la totalidad. Y el iPhone es, precisamente, un dispositivo usado por muchos usuarios singulares. Desde mi punto de vista eso es lo que ha aceptado Apple.

Esas novedades las han implementado pensando en quienes acostumbramos a tocar ciertas cosas o nos gusta al menos saber que podemos hacerlas rápidamente, pensando en esa pequeña pero muy ruidosa multitud de usuarios singulares. Yo también sé que con Windows Phone no puedo cerrar las aplicaciones (y si se puede no sé cómo hacerlo), ni me importa, porque no tienen impacto en el rendimiento del sistema.

Por cierto, solo digo que una de las características más aclamadas de Ubuntu Phone es que tuviera una interfaz de línea de comandos en el propio sistema. Lo dejo ahí.

A mi en realidad me encanto iOS 7 y espero que con las betas que están todavía por llegar mejore aún más

Tienes razón, y por eso mismo este es el primer iPhone que me apetece tener desde el 3G.

Cada decisión delegada al usuario es una decisión de diseño que no se supo tomar.

No he probado iOS7 más de 2 minutos y no he leído en profundidad casi nade de ello, cuando salga de beta ya miraré.

Si lo que dices es así, no me mola la gramola, apenas he tenido que cambiar el brillo manualmente dos o tres veces en un puñado de años. Y no quiero ni pensar en saber que puedo cambiarlo. Y menos si ocupa la misma posición aproximada que la del volumen de audio actualmente.

Ah, y ese modo avión se va a activar accidentalmente unas pocas veces, ¿no?

Muy buenas Hugo. Yo hoy también estreno blog, así que espero que mañana también me correspondas con un comentario que otro, jejeje.

He puesto el nick pero ya no lo haré más. Esa parte ya desapareció.

Yo me quedé muy decepcionado con IOS. Cuando tenía el iPhone con su jailbreak y todo eso estaba encantado. Luego lo pasaron al IOS5 y ya me empezó a dar problemas. Me pasé a un Galaxy S2 y no vuelvo a Apple ni de broma.

Apple renueva sus sistemas operativos basándose en lo que hacen los programadores alternativos no oficiales a través de Cydia y demás y como no, de Android.

Todas esas características en Android ya estaban disponibles hace mucho tiempo. El brillo lo puedes poner manual o automático, dependiendo de la ocasión. Y el Wifi es tan fácil de poner o quitar como el GPS a través de la barra de notificaciones.

Pero es que me parece que le pides mucho a tu teléfono. Como dice el compañero Manu no todo el mundo es igual, y no todos tenemos la misma pericia con la tecnología. Para mi todos esos puntos son avances, y lo que quieres seguro está en forma de app. En Android tenemos tasker que a través de tu localización del 3G te activa el WIFI o te lo desactiva, te pone en modo ahorro de energía… bueno hace de todo simplemente con la triangulación del 3G (que no consume la batería como el GPS). También hay miles de programas para la duración de la batería, que se encargan de cerrar ellos solos las aplicaciones que no utilizas. Vamos, te hablo de Android, pero seguro que para iPhone seguro que hay algo parecido.

Tu no quieres un iPhone, tu quieres un asistente que te avise cuando se te quemen las tostadas.

Un saludo.

Estoy totalmente de acuerdo con la conclusión final. Esto es como el autobus, si lo diseñas de manera que una persona mayor pueda subir con facilidad porque es de plataforma baja y la persona en silla de ruedas puede subir sin ayuda por la rampa, el resto de los mortales nos apañamos sin problema.

Hay que diseñar pensando para extremos. Para niños y para ancianos. Si haces de una interfaz lo que Hugo dice, el resto ya nos buscaremos las abichuelas para cambiar ese brillo o ese wifi. Pero no tienes por que complicarle la vida a nuestras madres con opciones que lo más fácil es que la caguen. Con perdón.

Es muy interesante. Y estoy muy de acuerdo. Pero muy, muy de acuerdo. Y aun así, lo veo un movimiento acertado por parte de Apple, y es que los nerdazos somos, en realidad, cada día más. Los usuarios que prefieren no preocuparse de nada y que el teléfono decida por ellos son, sin duda, mayoría, pero el usuario «enterado», con ganas de tocar, cambiar y modificar cosas se ve cada día más. Entonces, bueno, veo con buenos ojos esta pequeña «derrota de la tecnología».

Lo de los MMS totalmente #epic

¿No os dais cuenta de lo absurdo que es ensalzar opciones nuevas del iphone 5 o del ios 7 que llevan años implementados en Android? Como dice Alex, todas esas funciones, incluso las que tildas de ciencia ficción, están disponibles en aplicaciones gratuitas o de muy bajo coste para el OS de google.

Sencillamente me parto la caja cuando veo los pretenciosísimos spots del iPhone encumbrando habilidades ya obsoletas en Android, o las largas colas de gente esperando a las puertas para conseguir a precio de oro un terminal que no aporta absolutamente nada nuevo al mundo de la telefonía móvil.

A Apple sólo puedo reconocerle dos cosas: una estética impecable en todos sus dispositivos (pero que no justifica el desmesurado precio) y unas campañas publicitarias brutales (que hasta a mí me gustan) que representan lo peor de lo peor de la profesión del marketing: crear una necesidad (tener un iphone) a partir de sentimientos artificiales (la sensación de exclusividad). Sin el marketing de Apple, un iPhone 5 con iOS7 no estaría ni entre los gama alta de android.

No me conteste todavía, bueno, mejor sí