Hugo es la estrella

Mi madre siempre cuenta con orgullo que en la jura de bandera de mi hermano mayor (yo tenía dos años) me dejaron en una cunita durmiendo, a cargo de una de mis hermanas, mientras el resto iban al rancio acto en cuestión. Y que, mientras estaba allí, me puse a cantarme a mí mismo las nanas que me solía cantar ella. Y así me quedé sobado por mi cuenta.

Fotografía de unos micrófonos inalámbricos de SingStar

Tal vez sean cosas de madres exageradas (la mía lo es, y mucho) pero puede que tenga algo de razón, porque siempre me ha gustado cantar y canturrear. Cuando era pequeño (pongamos cinco o seis años) me dedicaba a cantar blues, vamos, lo que a mi me sonaba a blues, es decir, me ponía a cantar What a Wonderful World de Louis Armstrong [en Spotify] mientras jugaba a la guerra con mis G.I. Joe en el suelo de mi habitación. Una escena que bien podría salir en cualquier peli cutre independiente pretenciosa.

Desde entonces he sido uno de esos canturreadores de andar por casa, que lo mismo tararean en la ducha un pedazo de La tabernera del puerto [en Spotify] que se marcan un Indiana de Hombres G [en Spotify]. O, incluso, mi variante favorita, convertir canciones normales en cosas pornográficas, como mi célebre versión del Regresa a mí de Il Divo en el que sustituyo lo de ‘quiéreme otra vez’ por ‘penétrame otra vez’.

Y así era mi vida, hasta que un día, llegó SingStar.

Sí, aunque me avergüenza decirlo, no había probado un SingStar hasta este verano (es lo que tiene no tener muchos amigos). Y joder, pedazo de descubrimiento, nunca habría dicho que rebajar la potencia jugona de una PlayStation 3 al típico karaoke casposo de los 80 fuera algo tan jodidamente divertido.

SingStar

Por si alguien no lo conoce, SingStar es un juego que, acompañado de un par de micrófonos, permite convertir la tele en un karaoke con puntuaciones, en que el videojuego evalúa lo bien o mal que uno canta y le da puntuaciones acorde a ello. De modo que puedes competir entre los jugadores, hacer duetos, etc. Y luego todas las clásicas ‘cosas sociales’, subir tus actuaciones para que las vean otros, votar las de las demás, etc.

Fue la típica historia que uno hace con cierta esperanza pero sin tenerlas todas consigo, en plan, ‘oye cuchi cuchi, ¿y si nos compramos un SingStar?’, y lo que no era más que un experimento se topó con una buena oferta y acabó siendo un éxito incontestable. No hay semana que no nos pongamos un buen rato a cantar y la verdad es que es divertidísimo, ¡y hasta cansado!

A todos los que os gusten los videojuegos pero viváis acompañados de gente a la que no (parejas, hermanos, compañeros de piso, etc.) os invito encarecidamente a que le deis una oportunidad a SingStar (o sus equivalentes para otras consolas, que imagino que son muy parecidos). E igualmente, si vivís con alguien que dedica tiempo a videojuegos, y eso no os despierta mucho interés, plantead la compra de un juego de estos y puede que tengáis algo más para hacer juntos.

Captura de pantalla de una partida de SingStar

Además, una cosa que me gusta mucho de SingStar de PlayStation 3 es que es compatible con los juegos de PlayStation 2, que tienen porrones de canciones y que son muy fáciles de encontrar en eBay por unos 10 euros. Y, si no, siempre puedes comprar por 1,50 euros nuevas canciones en la tienda online, que tiene unos cuantos cientos de canciones disponibles y permiten expandir la colección cuando ya te empiezas a cansar de cantar siempre las mismas.

Así que nada, aunque esto me haya quedado con un regustillo a publireportaje fruto de la pasión que siento por el invento, quedaos con la copla, merece la pena. Yo nunca lo habría dicho.

Ni de coña.

La semana que viene, la Wii.

18 comentarios, algo interesante habrá

Sé sincero, TE HAN PAGADO POR ESTO.

Mi respeto por ti ha crecido varios enteros al saber que cantas La tabernera del puerto en la ducha.

Yo también he probado el singstar este verano, y la verdad es que sí es entretenido cantar Como una ola a grito pelado.

A mi me encanta, pero la pena es que juego de muy tarde en tarde porque la cosa es reunirse con amigos para cantar, y no todos los días (ni a todos) apetece hacerlo.

Yo voto por hacer una quedada masiva para jugar al SingStar.

Al menos ahora puedes comprar canciones sueltas. Que, antes, con la Play2…

oye y cuesta mucho eso de meterse al blogging profesional? lo digo porque no me vendria mal un extra de dinero :P o al menos que me regalen los videojuegos (y la consola claro) xD

Entonces pega el salto evolutivo al Rock Band

¿Y has probado el Crash Bandicoot? :P

misslila, swaze, ojalá fuera un post patrocinado. Si pienso en las canciones que he comprado en la SingStore y en los juegos de PS2 que he pillado por ahí ya llevo gastados más de 100 euros en canciones.

Aloisius, exacto, las típicas españolas son una maravilla. Yo me desgañito como un campeón imitando a Nino Bravo que es un cosa acojonante. Respecto a lo de cantar zarzuela en la ducha, sí, es otro de mis adorables rasgos.

Jota, yo sólo juego con mi chica. Y lo bueno es que a poco que cantes ya le pierdes el miedo al ridículo y te animas a jugar más a menudo.

Alejandro, sí, la putada es que hay canciones que las comprar en la SingStore y luego consigues un CD en que ya venían y te quedas con cara de culo. Y también se echa en falta que vinieran en HD.

Dani, jugué un día y me mola, pero para cantar prefiero esto que me abulta menos que las guitarras, batería, etc.

ElGekoNegro, ya digo, si es que no tener mucha vida social es lo que tiene, que te pierdes estos juegos.

No sabía que los SingStar de PS2 fueran compatibles con la PS3, funciona aunque esta no tenga retrocompatibilidad?

A nosotros nos justa jugar al rockband, porque yo canto muy mal así que lo suplo con mi habilidad en la guitarra de juguete mientras ella canta, pero el SingStar siempre es algo que hemos querido comprar, pero siempre está carísimo.

Alexliam, sí, son compatibles sin problemas. El tema (¡importante!) es que necesitas al menos un SingStar de PS3, arrancas ese juego y en el modo de selección de canciones pulsas ‘Select’, eso te permite expulsar el disco y meter el de cualquier otro SingStar (tanto de PS2 como de PS3). Es una ‘feature’.

Respecto al precio, yo lo que hice es comprar en Londres un pack con el Sing It que traía los micros del SingStar y un SingStar de PS3. El resto lo he conseguido comprando canciones sueltas o a través de los de PS2, que suelen encontrarse en los comercios a buen precio. Sin ir más lejos, el otro día en un Saturn compramos un pack que traía 3 SingStar de PS2 (Clásicos españoles, Disney y ABBA) por 35 euros.

Hace un par de semanas probé el Ultrastar en un cumpleaños y es mucho más divertido de lo que imaginaba, la verdad. Cantar… digo, berrear “Camino Moria” de “El Reno Renardo” a coro es épico.

PD: Sí, usamos software libre y descargamos de internet canciones con copyright. Somos malos. Niños, no hagáis eso en casa.

Lo de versionear en porno canciones conocidas, creí que era exclusivamente patrimonio mío. A mí, en los ramalazos más gay-underground que me dan de vez en cuando, suelo versionear el tema de Rocío Jurado Si amanece.

Mi versión porno es:

Si amanece y ves
que estoy erecto
porque de tu culo
aún estoy duro:
chúpame otra vez,
chúpame otra vez
y trágatelo todo esta vez.

Evidentemente, al versionear en porno, cada uno tira a lo que más le gusta. Tú y yo nos compenetraríamos muy bien. O mejor dicho: Yo te compenetraría a ti muy bien.

Respecto al nacimiento Singestar, te sugiero que le conectes también la PlayStation Eye. Os grabará haciendo chorradas y el resultado es desternillante. Digno de ser publicado aquí.

Personalmente, me gusta mucho más Rock Band que SingStar. Tiene el mismo rollo del micrófono, y además añade batería y dos guitarras, con lo que una fiesta con cuatro amiguetes, interpretando juntos I want to breack free (Queen) o Gay Bar (Electric Six) es inolvidable. También gusta mucho a los no habituales de los videojuegos, y tiene la ventaja de que si alguien es un manta cantando (yo mismo), puede colaborar con otra cosa que se le dé bien (yo, aunque soy completamente arrítmico, tengo una habilidad innata para golpear panderos, de modo que soy un hacha con la batería).

Pijus Erectus, no creas que no me llama el tema de la Eye, pero no la tenemos y, a no ser que Move se demuestre fundamental, nunca la tendremos. De hecho nos gusta mucho, cuando ya no tenemos voz, cotillear los vídeos de la gente para descubrir nuevas canciones, y hay auténticos cracks por ahí perdidos.

Lo del Rock Band, ya te digo, demasiado aparatoso para el tamaño de la casita. De momento seguiremos con nuestro, ya querido, SingStar.

Además del Ultrastar que comenta Elloir, también está Performous que es una especie de frankenstein: compatible con las canciones en formato Ultrastar (además importa las de los discos de Singstar). También hace de sustituto del FreetsonFire con lo que puedes jugar en plan rockband y del StepMania para que des saltitos cual quinceañera histérica en un concierto de los Tokio Hotel.

En Ubuntu Lucid con los micrófonos de la Wii (Logitech) va de lujo.

Ellohir, perdón

Que bien! un chico al que le gusta canturrear y además lo dice publicamente!!

Viva mi Presidente! :)

Yo canturreo tb en la ducha, en la cocina, en el salón, haciendo la compra… no tengo el SingStar porque me pondría todo el día a dar la tabarra y ahora no puedo, que si no..

Great article and good renidag. Am I the only one that thinks the kids today have no ambition and expect to get everything they want without earning it.The sad thing is some parents pander to their children. Tell your relative to get a job!

Despierta al facineroso que llevas en tu interior