Dinero electrónico

Hace un par de días me llegó mi nueva tarjeta de débito, incluye la ‘misteriosa’ tecnología ‘chip’, que promete acabar con la necesidad de firmar los recibos cuando haga una compra con ella.

Viene adjunta a un folleto donde se cuentan todas las bondades de esta tecnología, que se resume en que ahora basta con teclear el PIN (el mismo del cajero, lo cual es una penosa idea) y la compra se realiza. A nivel operativo el banco se beneficia dado que la introducción del PIN por parte del cliente es algo que legitima la operación instantáneamente por lo que ya no existe el problema del cotejo de firmas en caso de problemas, la transacción es más rápida, etc.

El tema es que a mí, lejos de parecerme un avance me parece todo lo contrario ya que el PIN es algo muy delicado. Son cuatro simples digitos con los que un robo de una cartera (en la que se lleva poco efectivo) se convierte en un desplume en toda regla en el cajero más cercano.

1 2 3 4, los números son chungos.

A mí no me gusta ir tecleando mi númerito allá por donde voy, de hecho en la mayoría de los comercios en lugar de firmar hago un simple garabato, y hasta tuve una época en que en los que tienen pantallas táctiles para firmar (cuyas posibilidades de uso malintencionado son ilimitadas ya que pueden registrar, no sólo el trazo, sino el movimiento y velocidad en que se ha rubricado) hacía dibujitos (un velero con el Sol de fondo, una casita en un prado; ese tipo de cosas). Con el PIN esto ya no se puede hacer, hay que teclearlo correctamente, y las posibilidades de exponerlo a un tercero crecen como la espuma (por más que uno intente tapar el teclado).

Como mínimo, deberían ser dos códigos distintos, uno para hacer las compras (ya que al fin y al cabo te comprueban la identidad mediante el DNI) y otro para los cajeros (donde basta tener la tarjeta y conocer el PIN).

Fotografía de unos billetes de Euro, de distintos valores, superpuestos uno encima de otro

comedy_nose.

El caso es que todo esto me ha llevado a pensar en el dinero electrónico (las tarjetas y las cuentas bancarias) y en como el sector privado se ha metido hasta la cocina en un ciclo en el que hasta hace unas décadas sólo participaba el Estado.

Me explico, antes de la llegada de las tarjetas el dinero era el dinero, la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre imprimía billetes gratuitamente (a cargo a los presupuestos, vaya) y cada billete se ‘compraba’ por su valor facial. La transacción era algo así como: ‘En mi empleo cobro 50.000 pesetas en cinco billetes de 10.000 pesetas, me voy a una tienda y compro un televisor por 40.000 pesetas. El comerciante se queda cuatro de mis billetes y yo mantengo en mi bolsillo el quinto. Mi mujer me va a matar cuando se entere’.

Ahora cada pago con tarjeta es gestionado por entidades privadas (los bancos), que cobran comisiones a los comerciantes por el uso de los datáfonos por los que se pasa la tarjeta (lo que, lógicamente acaba siendo repercutido al cliente en los precios). Ahora la transacción es tipo: ‘Me ha llegado un correo electrónico avisando que me acaban de ingresar los 500 euros del paro. Voy a una tienda y compro un televisor de 400 euros, en mi cuenta quedan 100 pero el comerciante sólo recibirá 390 euros tras las comisiones de su banco (hay empresas que pagan más de un 4% por el servicio). Si mi mujer no me hubiera abandonado, cuando compré la otra tele en los 80 sin consultar, ahora me la liaría al llegar a casa’.

En la transacción se han perdido 10 euros, 10 euros que se queda el banco. Y sí, lógicamente los bancos también generan empleo y mucha gente vive de ellos, pero son en definitiva una entidad privada con ningún objetivo más allá del beneficio de sus socios.

Es por esto que creo que el Estado debería disponer de un sistema nacional de tarjetas de pago (podría usarse el DNI electrónico, sin ir más lejos). Igual que emiten dinero en papel y monedas, deberían proveer los mismos mecanismos para garantizar el libre comercio en los tiempos que corren.

Es obvio que instalar datáfonos a costa del Estado (o del Banco Central Europeo) tendría un alto coste, pero también lo tiene la impresión de los billetes y monedas y es algo que asumimos. La clave de todo esto es que, al final del día, seguramente todo nos costaría igual, pero habríamos quitado del medio a unas organizaciones que hoy día tienen la sarten cogida por el mango y que en cualquier momento pueden abusar de su posición (de ahí que en muchos comercios tenga que verse el infame cartelito de ‘no se aceptan pagos con tarjeta en compras inferiores a 10 euros’).

No sé, supongo que el tinglado está demasiado establecido como para que se pudiera cambiar nada, pero creo que supondría un gran beneficio tanto para comerciantes como para clientes.

Hugo for president.

Y con esto ya tengo un nuevo item para mi campaña política.

49 comentarios, debe haberse caído Twitter o algo

Me acabas de romper con el post. Tengo una tarjeta así desde principios de año y no había enfocado nunca el problema como una delegación de las atribuciones del Estado en manos privadas. Lo de la seguridad… pues no sé qué decirte. Digamos que me siento más seguro al ver que la tarjeta no sale de mi vista en ningún momento (restaurantes por ejemplo) pero tienes razón que me pueden trincar el PIN en cualquier momento. Habrá que ver qué es lo más arriesgado.

Y que la culpa de todo esto la tengan los Bilderberg.
Resistance is futile.

Por estos lares, el PIN es lo unico que se usa, aquí no se firma nada. Y tampoco se pide el DNI (ni equivalente), tu vas, le das la tarjeta al comerciante (o incluso la metes tu mismo en muchos casos), metes el PIN, y a correr. Ni idea de si será más o menos seguro, pero es así desde hace tiempo (yo llevo 4 años con el sistema) y que yo sepa no hay más problemas.

Otra alternativa a la que tú propones que evita que el Estado tenga que ser el intermediario para el libre comercio (lo que creo que tiene unas implicaciones ideológicas algo incompatibles con el liberalismo) sería utilizar el teléfono móvil como forma de identificación y de pago.
Esto eliminaría el problema de los datáfonos (https://squareup.com) y de la privacidad, y reduciría bastante las comisiones, el papeleo y simplificaría los trámites.

Me ha encantado el post. Estoy ilusionado con la nueva versión de tu blog.

Yo en su día dije que el futuro del dinero debería ser electrónico. Piensa en que al controlar las compras, todas, las que puedas hacer, se eliminan fraudes y demás. También piensa que es más seguro: si te roban una cartera llamas, das tus datos rápidamente y tu tarjeta se anula.

¿Cuál sería el problema? Efectivamente, como dices estaríamos controlados por empresas privadas. No sé cómo el Estado todavía no ha metido mano en eso, pero claro. El dinero es el dinero, supongo.

Una vez leí por algún sitio (ni lo recuerdo ni lo voy a buscar :P ) que el pin de las tarjetas responde a una razón histórica: el inventor de la tarjeta de débito ideó un pin de 6 dígitos, pero su mujer le convenció para que lo dejara en 4, ya que a ella le sería imposible aprenderse 6 números, jeje.

Cuanta certeza, erudición y uncommon sense™ (incluso rare o legendary), con lo que escasea.
Pero es que ahí no acaba la cosa, don Huguete, en países-antes-avanzados-ahora-fachas como es el caso de Gabacholandia, existe al menos una única red de pago para los usuarios de tarjetas bancarias que al menos ahorran las comisiones que nos devalijan a nosotros en los cajeros ajenos a nuestra entidad (80 cts. mínimo) o red (no me acuerdo, pero me quisieron cobrar como 3,00 por sacar 200 eurosdemierda).
Además, nuestros estadistas occidentales no han sido capaces (eufemismo para «no les ha dado la realísima gana», chanchullos mediante) de aprovechar los momentos de desplome del sector bancario para recuperar ese tipo de potestades ni nada parecido.

Sí señor! ahí queda eso, yo también voto a Hugo for President!

Pues ya me va gustando más lo del texto a la derecha, vaya. Lo de las notitas tiene su punto.
Álex, el tipo se llamaba John Shepherd-Barron. La historia aquí.

He de reconocer que he entrado en el blog sólo para verlo con el diseño este molón en vez de con el reader.

Lo que es sorprendente es que en Suecia, por ejemplo, se pueden pagar hasta losar chicles.con tarjeta… no sé qué sistema tienen ellos con el tema bancos/tarjetas

Ponzonha, ya digo, sería tan sencillo como tener dos códigos separados. Uno para comprar y otro para cajeros, y quien quiera que los dos sean el mismo, pues allá cada uno.

Aloisius, el problema es que alguien te fiche el PIN y acto seguido te robe la cartera.

Guillermo, no creo que presente ningún problema ideológico, el dinero es un bien del Estado del que tu tienes derecho al uso. Esto sólo sería una evolución de hacer llegar el uso del dinero a las necesidades actuales.

Lo de que el pago por teléfono repercuta en menores comisiones lo dudo, ya sabes lo que dicen, cuando un avance tecnológico hace que las cosas sean más cómodas para el consumidor y más baratas para la empresa generalmente el ahorro no se repercute al cliente. Dado que, como es más cómodo que antes, el cliente está dispuesto a asumir el coste. Toma como ejemplo la venta de billetes de transportes online, que es incluso más cara que en una agencia de viajes, por el simple hecho de que es más cómoda.

Y gracias por el cumplido.

eρHedro, sí, es una pena. El sector bancario campa a sus anchas en España.

Antrax, ale, ya tengo tres votos.

Alberto, claro hombre, si es que hay que confiar en mí, que lo acabo petando.

marmolillo, lo considero un triunfo.

No sé si es porque llevas tiempo inactivo, pero es tu mejor entrada en mucho tiempo, enhorabuena y creo que llevas razón en gran parte.

Hay tantas cosas en las que Estado debería meter la mano…

Cuente usted con mi voto. Pero la única condición que le pongo, es que los escaños de su partido en el Congreso sean tapizados con el color rosa. He dicho.

Yo pagaría con PayPal hasta en el kiosco.

¡Intervencionista! ¡Comunista! ¡Whatever-ista!

Realmente, tiene mucho sentido todo lo que has dicho. No tengo nada más que añadir a algo tan sensato.

El gobierno no podriá hacer su propia tarjeta para pagar, tan sensillo como que los bancos los denunciarían por competencia desleal.

Brutal.

En el eDNI ocurre algo parecido, el mismo PIN hace dos operaciones bien distintas, la autenticación y la firma digital. Cuando usas el eDNI tienes que confiar que el software hace lo que realmente dice que hace. Parece una tontería , pero a mi me gusta saber cuando estoy firmando algo y cuando no.

Te montas una película un poco grande con “si hay una cámara de seguridad y me filma tecleando el PIN”.

No es tan retorcido como eso; las últimas compras que he hecho así, la dependienta de turno se me queda mirando la mano mientras tecleo. Seguramente no quiere aprenderse el número de memoria, sólo es inercia. Pero se queda mirando…

Comunista! Rojo! A la hoguera con él!

Amen hermano.

(me congratula ver que vuelves a la carga)

rojazo!!!! El “pequeño” matiz es que las tarjetas, incluso las de débito, incluyen un crédito, el tiempo que tarda el comerciante en recibir el pago. Unas simples matemáticas multiplicadas por el número de usuarios de tarjetas te harán ver que el coste es prohibitivo.

Hagan juego, que la banca gana.

La tarjeta de banda magnética lleva el pin escrito en texto claro. Cualquiera con un lector medianamente bueno puede leerlo. Lo que hacen los cajeros es comparar a pelo lo que pone en la tarjeta con lo que tu escribes.
El chip, sin embargo, funciona como un microscópico servidor web: el cajero solamente puede enviar al chip lo que tu tecleas y el susodicho solo responde sí o no (es decir, el cajero nunca saca el pin del chip). Además, si alguien intenta abrir el plástico para meter cables donde no se debe, está diseñado para que se destruya al exponerlo al aire.

En otras palabras: el chip es muchísimo más seguro, si pierdes una tarjeta magnética pueden sacarte dinero del cajero solo con leer el pin de la tarjeta (por eso hay que cancelarla rápidamente). Aunque es cierto lo que dices de que te podrían robar el pin, sigue siendo más seguro porque te tendrían que quitar dos cosas y no una.

Sobre la firma: entiendo que firmar al hacer una compra es la forma que tienes de cancelar compras con tarjetas robadas. Supongo que pudiendo robarse el pin tenía que ser la firma la forma de autenticar al propietario, y que con los nuevos chips en que el pin es secreto este parche deja de ser necesario.

Discrepo en parte, señoría. Eso de que los bancos tienen la sartén cogida por el mango es algo “no cierto” del todo. Si la tienen, es porque les dejamos. Es mucho más cómodo y seguro tener tu dinero en un banco que en tu casa en un cajón o caja fuerte. También es más cómodo domiciliar los recibos que tener que ir a pagar a ventanilla cada mes. Lógicamente, los bancos ganan dinero por prestarte un servico que tú eliges que te presten.

Respecto al uso del móvil y los billetes electrónicos: hace un par de semanas me pareció ver en Barajas un lector de billetes electrónicos en el móvil. Si se extiende su uso, puede ser una comodidad inmensa.

Ulukai, es la mejor forma, desapareces un mes y a la vuelta cualquier cosa que hagas es la mejor en un mes.

Himliano, ahí ahí, más gasto público.

ElGekoNegro, y yo, si pudiera.

Christian, ¡infamista!

Rarok, hombre, también hacen carreteras y las aerolíneas no les denuncian. El tema es pensar en el dinero electrónico como dinero, simple dinero, y el dinero siempre ha sido del Estado.

Sparky, completamente de acuerdo, además no es nada intuitivo.

NaaN, lógicamente esto es en plan paranóico, pero vamos, que es más fácil que alguien te pille el PIN a simple vista si tienes que meterlo en cada compra diaria que si vas al cajero dos veces al mes.

Vedia, ¡rosa!

Jorgeip, gracias.

Jaime, ese tiempo es una carencia tecnológica, si estuviera centralizado, y controlado por el Estado, podría ser instantáneo sin mayor complicación.

elrohir, hasta donde yo sé el PIN no va en claro, va metido en una serie de tablas en que, si tienes la de conversión (que son vox populi) sí puedes obtener el PIN. Pero el caso es que se requiere cierta tecnología.

Con las de chip, al tener que exponer el PIN al teclearlo varias veces al día, es mucho más fácil que un ladrón de andar por casa obtenga tu número a simple vista y acto seguido te mangue la cartera.

El Duque, no critico que los bancos hagan su negocio y está claro que nos dan un servicio. Pero el tema de los pagos a modo ‘físico’ del dinero bien podría recaer en el Estado (otra vez), sería independiente del resto de sus productos (créditos, depósitos, hipotecas, domiciliaciones, etc.).

A mí lo que me toca la moral no es solo que el dinero electrónico esté gestionado por empresas privadas. También que estas empresas no sean nacionales o europeas.

Cuando me dieron mi nueva tarjeta con el puto chip pensé exactamente lo mismo que tu: no veo ventajas por ninguna parte, me parece que es más seguro para el banco (a ver cómo les reclamas que no compraste eso si el que lo compró sabía tu número) a costa de ser más inseguro para mi. Lo que no había pensado nunca es el tema que expones de la renuncia de competencias del Estado, y me parece algo muy interesante. Tienes mi apoyo para tu candidatura.

Respecto al tema de la privacidad que comenta alguien por aquí, mi banco proporciona una aplicación de esas para descargar los extractos y consultar los movimientos de las cuentas y las tarjetas (podrías dedicar un post a esos prodigios de la usabilidad e interfaces estancadas en el 1996), que permite generar algunas gráficas sobre tus hábitos de consumo: gasto en sanidad, en alimentación, en electrónica. Y da auténtico miedo.

PD: Con este cuadro tan grande se lanza uno a escribir y no para… :-P

Yo tengo 2 tarjetas con chip, una de débito y otra de crédito
Con la de crédito nunca me piden el PIN, y me piden el DNI. Con la de débito sí me piden el PIN

Pregunté al banco de qué servía tener chip si no me pedían el PIN … me dijo que evitaba que te clonaran la tarjeta. Pues si es verdad está muy bien. Pago siempre con la visa (que me cierra el día 25 del mes), tiene chip por lo que tiene mayor seguridad en caso de robo, y sigo firmando (con DNI) sin tener que ir tecleando continuamente el PIN por ahí

A mi también me parece mucho riesgo estar repitiendo constantemente el PIN en cualquier entorno (supermercado con 15 en la fila y la cajera mirando, por ejemplo)

Desde que leí “El Criptonomicón” pienso que el dinero electrónico debería ser el futuro. Como has dicho, lo jodido es que parece que los bancos van a tener la exclusiva en ese negocio… Pero vamos, desde que se domiciliaron las nóminas no hay dinero que no pase por un banco…

En cuanto a lo del móvil habría que verlo. He visto en las noticias pagos por bluetooth sin tener que meter códigos ni nada y eso sí que es una idea terrible. Pero supongo que con un PIN y tal puede no estar tan mal…

Me parto con los de ING diciendo “una firma la puede falsificar cualquiera, el pin solo lo sabes tú” (aprox.), como si lo hubiesen inventado ellos, qué cachondos…

Igualmente pienso que si tienen la sarten por el mando es porque le dejamos.

Recientemente haciendo cola en el Corte Inglés, el tipo delante mio se negó a dejar su firma electrónica en el dispositivo, alegando que era informático y que conocía muy bien los problemas de seguridad que se derivaban de ello, exigiendo que le sacaran el extracto en papel para firmarlo.

Tremenda discusión entre la cajera de una tienda y un elemento que solo sabía que increpar a la mujer porque con las tarjetas de “chip” no tenía que enseñar DNI, que con teclear el PIN era suficiente. La señorita con gran paciencia le explicaba que era por su seguridad, para comprobar que esa tarjeta era la suya, que no se la habían robado… En fin.
En mis tarjetas pongo “pedir DNI” y me mosqueo si no lo hacen, aunque no suelo dar ocasión, directamente saco tarjeta y DNI a la vez.
A veces me da cargo de conciencia pagar importes bajos con tarjeta, pienso en el comerciante (sobre todo si es conocido por mi) y lo que le clavan en comisiones por cada transacción, pero hasta unos chicles que pueda pagar con tarjeta los compro.
De todos modos algo de dinero hay que llevar encima, nunca se sabe qué datafono tendrá la mala leche de no leer la banda de tu tarjeta :)

Pau, mola que os animéis a comentar de forma extensa. Es lo que buscaba haciendo la caja de comentarios de la forma que es.

sico_pata, sí, yo también noto que dependiendo del establecimiento piden o no el PIN. Entiendo que están en un estado de transición.

Ellohir, para cantidades pequeñas no veo problema en que no se pida ninguna clave, ni firma. De hecho hasta hace poco así eran las máquinas de venta de billetes del Metro de Madrid y funcionaban perfectamente. La clave de estas cosas es que los sistemas sean capaces de tener inteligencia sobre los hábitos de consumo, de modo que si siempre compras un billete de 10 viajes en determinadas estaciones, en ellas, no te pida el PIN. Y si de pronto apareces un día comprando un abono transporte, en Barcelona, pues sí que te pida el PIN por tratarse de un comportamiento fuera del habitual.

Solago, es justo la carta que recibí. Lamentable.

Gaius, ese tío fue el típico flipado que cuenta las pesetas y se le escapan los duros. Son ganas de dar la nota.

Akira Yokorama, yo también las doy junto al DNI, y junto a la tarjeta de fidelidad de turno. Y no hay cosa que me joda más que que me devuelvan cada tarjeta a medida que las van pasando, en lugar de devolvermelas de golpe, tal como las entregué.

Es curioso, no eres el primero que ha llegado a esta conclusion:

http://www.escolar.net/MT/archives/001698.html

Tambien lo he leido en más sitios, pero ahora no me acuerdo donde.

Saludos

Kill them all

A mí el texto me sale a la izquierda(bueno, las notas secundarias).

Uso Mozilla.

Offtopic

En tu anterior sitio puede poner un gadget de varias entradas aleatorias? el actual siempre es el mismo al pulsar F5
———–

¿Porque Paypal no ha reemplazado a las tarjetas y billetes de toda la vida?

Además del peligro (alto o bajo, ahí no me meto) de que alguien vea tu PIN mientras lo tecleas, que pasa con los datófonos inalámbricos que te sacan en un restaurante? Hay pruebas de conexiones inalámbricas (wifi, móvil) hackeadas, o sea que tan seguro no parece, no?

Dices: “el sec­tor pri­va­do se ha me­ti­do has­ta la co­ci­na en un ci­clo en el que has­ta ha­ce unas dé­ca­das só­lo par­ti­ci­pa­ba el Es­ta­do.”

Vaya, yo creía que, de hecho, siempre ha sido al contrario, ya que el dinero siempre se mueve entre particulares y empresas, pasando sólo por el sector público en forma de tasas, exaciones, impuestos, etc (que inmediatamente devuelve al sector privado en forma de gasto público). Los bancos son sólo actores del lado privado que facilitan la vida a particulares y empresas (si bien, siempre puedes prescindir de sus servicios).

Dices: “Es por es­to que creo que el Es­ta­do de­be­ría dis­po­ner de un sis­te­ma na­cio­nal de tar­je­tas de pa­go (po­dría usar­se el DNI elec­tró­ni­co, sin ir más le­jos)”

Ya, pero la gestión de ese sistema nacional de pago y la seguridad que para el mismo reclamas costaría dinero que sufragarías tu con tus impuestos. Osea, que pagarías por ese sistema igual que lo haces ahora, bueno no, sería más injusto si cabe porque tu tipo de IRPF sería independiente del número de veces que utilizases la tárjeta; igual que hoy lo es independientemente del número de veces que utilices la carretera.

Dices: “La cla­ve de to­do es­to es que, al fi­nal del día, se­gu­ra­men­te to­do nos cos­ta­ría igual”

Igual no, más caro. Mucho más caro. Porque estarías quitando de en medio a Visa, Amex y Mastercard que compiten para atraer clientes mejorando los servicios y abaratando sus precios por un sistema estatal donde, cueste lo que cueste, no tienes otra opción que utilizarlo.

Podrías decir: “No aprecio competencia real en el mercado de los servicios de pago electrónico por lo que creo que sus precios son abusivamente altos” Bien, este asunto es algo que la UE y EEUU se toman bastante en serio y procuran vigilar todos los mercados para que haya competencia. Googlea las multas que se han puesto a muchas empresas por prácticas de concertación de precios y verás que es algo que siempre se está vigilando. A bote pronto he encontrado una multa de 2.000 millones de USD a Visa en 2007 por impedir acceder a los clientes de Amex a no se que servicios de ésta (google: visa antitrust).

Por lo demás, seguro que teneís razón en cuanto a los temas de seguridad. Ahora que si puedo evitar que el camarero desaparezca con mi tárjeta (para luego comprarse vuelos en Ryanair) y tenga que ser él el que venga con el datafono, me doy por servido. Dicho de otro modo, porque os empeñais tanto en el PIN cuando el número de tárjeta si que es visible siempre y es lo que te permite hacer compras?

Alguna Vez, normal, muy extraño habría sido ser el primero que pensase en esa línea.

Toni, sí y no, imagino que la comunicación desde el datáfono viaja cifrada, igual que cuando entras en tu banco online. No debería ser menos seguro que entrar en tu cuenta de ING direct en un PC por Wi-Fi.

Rotane, sigo siendo de la opinión de preferir pagar más (o tal vez sería menos, no lo sabemos) y que sea un servicio del Estado en lugar de una empresa privada.

Respecto a las compras, sí, con el número y el CVV se pueden hacer compras por internet. Pero esas compras dejan rastro y, generalmente, implican el envío de un bien, con lo que ya tendríamos una dirección postal en la que debería personarse el caco. Y en el caso de que te la roben es muy probable que puedas cancelar la tarjeta antes de que se realice ningún cargo por internet, o se envíe ninguna compra. En el caso del PIN la operación es más sencilla y transparente, vas a un cajero y sacas todo lo que puedas. El cajero, de este modo, no tienen ningún dato del ladrón.

Y cuando digo que el dinero es cosa del Estado es porque lo considero así, saca un billete de tu cartera y miralo, no creo que ponga por ningún lado que es propiedad de MasterCard, es dinero del Estado. Esa es su competencia.

La verdad es que el tema es bastante interesante. Gracias por contestar tan rápido.
Mientras se cruzaban nuestros posts, he estado echando un vistazo al hilo de Escolar y vuelvo cargado de argumentos (aunque los hay muy buenos en ambos sentidos), así que te respondo:

Lo de pagar más comisión o menos al final se traduce con la creación de una empresa estatal que compitiese con las empresas privadas que ahora operan. Así podríamos optar por la comisión de la American Express actual o la nueva y barata facilitada por esa empresa pública. Muchas veces se ha demostrado que el Estado es un mal gestor o, al menos, no tiene tantos incentivos para proveer en servicio de forma eficiente. Al Estado le priman otros objetivos como la universalidad, progresividad, etc, etc. Entonces por qué pagariamos más? Pues porque esta empresa estatal de tarjetas de crédito lo hace mal, siempre se puede financiar el dinero de todos (tipo RTVE dicen por ahí las malas lenguas, que además es un buen ejemplo porque compite con las privadas).

Me da verguenza reconocerlo, pero los datos de mi tarjeta, robados en España, acabaron en Uganda (o era Ruanda? Saludos a Urik, mi querido ladrón). Sé hasta lo que se compró y que lo cargó a mi Visa a través de Paypal. Recupere el dinero claro, Visa me lo devolvió con cargo a su cuenta de resultados. así que saber donde vive el chori que ha comprado los datos de tu tarjeta sirve sólo en según que casos. Por cierto que el sistema público también tendría que hacerse cargo de estos fraudes y asumirlos como un coste más (no vas a enviar allí a los geos a quitarle a Urik sus Nike).

Y tienes toda la razón: el dinero es cosa del Estado pero el movimento del mismo, ya lo lleves tú de tu sucursal a la tienda, ya sea Visa quien lo haga por ti, es una responsabilidad del individuo y es por lo que pagamos. En el fondo, lo más fácil es que el Estado legislase, (bueno de hecho ya existe la ley) que limitase el coste del servicio como lo hace con Telefónica al caparle la cuota de línea o con los mismos bancos al limitar las comisiones por tener una cuenta corriente. Esto lo hace por que hay sectores en los que es jodido que surjan nuevos competidores debido a las barreras de entrada (entre otras la pasta que costaría montar la red de cajeros y datafonos y que tendría, como decimos, que asumir el Estado si se pusiese a dar este servicio).

En el fondo, el problema creo que rádica en mezclar lo que son servicios, que ya se me ve el plumero, prefiero que estén basados en una economia de mercado con las instituciones (el marco juridico, el poder ejecutivo, legislativo, etc) que son el terreno de juego donde los primeros se asientan y compiten. En otras palabras, el dinero no es un servicio, es un medio (de pago).

Rotane, la sanidad, la educación, la seguridad, etc. también son servicios y los presta el Estado. No sé, no creo que nos pongamos de acuerdo porque yo para este tipo de cosas soy de ideas intervencionistas (yo nunca habría privatizado las Telefónica, Repsol, etc., para que te hagas a la idea).

Pues no te creas Hugo, los dos opinamos que el coste de las transacciones debería ser el mínimo posible. La cosa es que discrepamos en el método para hacer que eso sea posible.

De todas formas, mola que te cagas entrar al trapo con las ideas que sacas y que siempre estás abierto a discutir. Deberías cobrar comisión por ello, que esto no es un servicio público ;)

Rotane, ‘para todo lo demás, infa.me‘.

Teniente Pardo
17/09/2010 a las 15:42

Como ha cambiado el patio… aprovecho este nuevo renacer de la pagina para decirlo. La primera vez que llegué aqui creo que fue en un post en el que aireabas tus escarceos con la “delincuancia” llevados a cabo en el Carrefour. Hoy te leo y descubro en el post anterior que te pules gustosamente 100 pavos en el dominio y que hablas de tu tarjeta de plástico (pena que sea de débito, de crédito hubiera marcado más diferencia).

Reconozco que me sigue gustando como escribes igual que la primera vez.

Saludos.

No me he leído los comentarios, así que no sé si alguien habrá dicho lo mismo, pero bueno.

Lo que quiero decir es que me parece que la reflexión de Hugo está equivocada. Me explico: a día de hoy te ingresan el sueldo en el banco (y en los 80 también), pero nada te impide sacar 400 euros en billetes en el cajero o la ventanilla, ir con ellos a una tienda y comprarte lo que quieras. Lo que hace el banco en estos momentos es simplemente hacerte la vida más cómoda: no tienes que ir al banco a sacar dinero para comprarlo. Si pierdes la tarjeta, posiblemente no pase nada puesto que la persona que te lo robara necesitaría saber tu PIN o tener una ID falsa con tu nombre, en la mayoría de casos, y una simple llamada para anularla valdría. No vas a verte en la engorrosa situación de que no tengan suelto para pagarte. Y ya fuera del tema de la tarjeta, los bancos también nos hacen la vida más cómoda en varios aspectos, por ejemplo, vale, si pones tu dinero en un banco, este te da beneficios, pero en el fondo la mayoría de la gente, en su día a día, usa los bancos porque es más cómodo y seguro (salvo hecatombe económica) que guardar el dinero dentro del colchón.

Ahora bien, todos esos servicios son prescindibles. Incluso, depende de tus jefes, igual consigues que accedan a pagarte en efectivo (y en un saco grande con el símbolo del dólar, ya puestos). Puedes ir a comprarte una plaza de garaje con 6000 € en el bolsillo, pero si se te cae por error, 6000 € de tu dinero desaparecen por arte de magia, sin que hayas hecho nada con ellos. Puedes incluso guardar todos tus ahorros debajo de una baldosa.

La cuestión es que hoy día situaciones así cada vez son menos necesarias gracias al progreso de la tecnología bancaria, y esos 6000 € pasarlos de forma segura con un simple tarjetazo. Por tanto, más allá de generar beneficio para sus socios, el banco te ha prestado un servicio real y tangible, y como tal, veo normal que estipulen si sacar tajada o no. A fin de cuentas, nadie te fuerza a usarlos.

Teniente Pardo, era en Alcampo. Curiosamente desde que escribí esa entrada no lo volví a hacer. No sé, no creo que haya cambiado mucho, pero en ese tiempo era becario de universidad y ahora tengo empleo, de ahí que me diera el capricho de los 100 euros del dominio, aunque me lo pensé bastante, ojo.

Mr. Grieves, el dinero en efectivo está abocado a desaparecer, básicamente porque cada vez hay más pagos online y porque, además, no ofrece ninguna trazabilidad lo que lo hace ideal para negocios turbios, mafias y tal. Pero no entiendo porque la confrontación a que el Estado ofrezca servicios actualizados a los tiempos que corren. Hoy día se puede hacer la declaración de la renta desde casa y todo son ventajas, no veo porque esto no debiera funcionar.

Por fin alguien se da cuenta!!

A mi me ha llegado en septiembre la tarjeta con chip y no veas a la hora de poner el pin, en según qué sitios me entra la paranoia… en el Corte Ingles está tan a la vista que me estoy planteando pedir una copia sin chip .. si es que eso se puede hacer, que no lo sé.

Voy a pagar, meten la tarjeta, me dicen “teclee su pin” y veo a la gente que está a tu lado, muy cerca, demasiado cerca… y yo no sé si están mirando o no, que aquí a la gente le gusta mucho cotillear que estás tecleando aunque no les interese nada…

Me poner nerviosa. Sí.

Sobre lo demás, no tengo datos suficientes para tener nisiquiera opinión, yo misma de autocontradigo pensando en ello…

Muchos murieron para que puedas hablar, como el búho Ad-Free