Adueñarse de un color

Siempre había querido escribir algo sobre la enorme empresa de transportes Maersk, pero nunca habría dicho que sería para hablar de algo tan aparentemente simple, pero fascinante, como un color.

Para empezar, algo de información general. La división Maersk Line de Maersk es la mayor empresa de transportes marítimos del mundo, sus gigantescos contenedores grises con la estrella blanca sobre azul son absolutamente inconfundibles. Estoy seguro que si habéis pasado alguna vez en tren por una estación de carga de mercancías o vivís en una ciudad con puerto os habéis fijado en los contenedores de esta gente, básicamente porque son los más numerosos.

Fotografía de un barco de Maersk Line lleno de contenedores

Stono.

La empresa es una de esas que debe valernos como ejemplo de superación. Durante la segunda guerra mundial, cuando estaban en pleno auge, tuvieron que poner todos sus barcos a disposición del ejército americano. Los hundieron uno tras otro y para el final de la guerra sólo quedaban siete barcos a flote. Sin embargo, ocho años después ya se habían recuperado y tenían el mismo tamaño de antes de que comenzara la guerra.

Es una empresa rompe records en toda regla, en el año 2006 incorporaron a su flota el Emma Maersk, el buque de carga más grande del planeta, incluso por encima de los petroleros. Y hoy día Emma ya tiene siete barcos gemelos con los que transportan más y más contenedores por el mar.

Maersk blue

No debo ser el único al que le gusta ese azul, las piezas de color ‘Maersk blue’ de LEGO son de las más codiciadas.

Pero el caso es que lo que más me gusta de Maersk es el azul de su logotipo, con el que pintan todo, sus barcos, camiones, grúas, muelles de carga y hasta aviones. Son objetos tan grandes que el impacto del color, al menos en mí, es fortísimo. No trabajo ni vivo cerca de nada relacionado con Maersk, no veo sus contenedores en años y sin embargo ese azul cyan tan peculiar siempre lo asocio instantáneamente con ellos y cuando vuelvo a cruzarme con un tren de mercancías lo recuerdo al momento.

El tema es que me he puesto a pensar en qué es lo que hace que una marca se consiga adueñar con éxito de un color. Si os hago pensar en una marca de color naranja probablemente penséis en Orange, o tal vez en ING Direct, o tal vez en Repsol, o en otras muchas empresas que lo usan. ¿Qué hace que unos se nos queden grabados en la memoria y otros no?, ¿qué hace que una empresa se acabe adueñando de un color?, imagino que la respuesta corta será ‘gastar mucho dinero en publicidad’ pero creo que hay algo más, algo que afecta de forma muy diferente a unos y a otras, y que tiene que ver con la consideración del ‘derecho’ de una marca a apoderarse de un determinado color.

Me explico, no me refiero a registros legales sobre colores concretos o a denuncias absurdas como aquella de T-Mobile contra Engadget, sino al propietario ‘moral’ por decirlo de algún modo, es decir, al que la gente recuerda a la primera. En el ejemplo anterior parece obvio que Repsol tiene más ‘derecho’ a ser reconocido con el naranja de sus históricas bombonas que un banco que aparece en el mercado de la noche a la mañana apelando al naranja de la forma más tosca posible. ¿Cómo lo véis?, ¿me ha dado demasiado calor en la cabeza la bombilla del flexo o hay algo interesante detrás de esto?

Y bueno, creo que esto es todo, una divagación como otra cualquiera, pero es que a mí lo de intentar adueñarese de un color (mi querido Love Pink) ya sabéis que me encanta.

14 comentarios, han comido lengua

Yo creo que ese derecho además de por antigüedad existe cuando se da una buena relación color corporativo/idea transmitida. En el caso de Repsol: naranja/rojo=calor/combustión.

A mi esto me pasa en Twitter. Durante muchos meses, mi avatar fue un cuadrado naranja. Cualquiera que se ponía un avatar naranja o parecido ya era confundido (entre mis seguidores) conmigo, y fue cambiarme de avatar y ya nadie me reconocía.

Es lo que tiene usar siempre un color. Si tú un día te cambiases y aparecieses tal cual con un verde, quizás tampoco te reconocería nadie. ¿Te animas a hacer el experimento?

Yo que trabajo en Telepizza me resulta inevitable asociar cierto color…

Yo aventuraría que lo que hace que unas marcas logren adueñarse de un color (además de los presupuestos millonarios que ya mencionas) es que tenga concordancia con la personalidad de la misma. En términos de branding, una marca tiene una cierta personalidad o voz que la define, entonces creo que las elecciones de color que suelen tener más retención son las que, de acuerdo a teoría de color, hacen más sentido con la voz de la marca.

Como ver a un ingeniero en playera y con barriga de cerveza o a un CEO con corbatas que valen más que el sueldo de varios empleados, vamos. Si te topas a Bill Gates con un traje barato y zapatos sucios o a un ingeniero en sistemas limpio y rasurado, algo no hace sentido.

Aunque también puede generarse cierta memorabilidad al irse al extremo opuesto, como los cuellos de tortuga de Steve Jobs, tu sitio gaylord y mis Adidas Gazelle (así es, no eres el único).

Por cierto, hablando de colores: http://www.careerpath.com/career-tests/color-test/

Pues yo el naranja lo asocio directamente a Orange antes que a Repsol. Será porque Repsol tiene también Blanco y Rojo en el logo. Por rojo se me viene a la mente Cocacola y Vodafone, con verde sigo recordando la desaparecida Amena. Con amarillo asocio JB, porque un verano en una fiesta JB conseguimos varios bañadores y toallas de propaganda amarillos. Con azul a Movistar. Es una mezcla de cosas que nos resultan más cercanas y de dinero invertido en publicidad (Entre Movistar, Orange y Vodafone cubren un alto porcentaje de los anuncios diarios en TV).

El amarillo Simpsons por ejemplo.

Jota, en su momento mi Twitter era granate y el nick era otro y más o menos la gente se apañaba. Yo creo que ahí el tema es que si lo cambias de golpe no da tiempo a que nadie se de cuenta de lo que está pasando.

Juan Andrés Milleiro, exacto, además el caso del rojo es de los más disputados por empresas muy muy gordas, Santander, Vodafone, Coca-Cola, etc.

Nesta, lo de las operadoras es tremendo sí.

Doaqueas, ¡muy buen ejemplo!

Soy de Alicante y vivo en Barcelona, y mi madre en Valencia. Tres ciudades portuarias, y no recuerdo haber visto nunca la marca Maersk :-S Pero reconozco que su imagen corporativa es muy buena.

Tú mismo eres un ejemplo de lo que has comentado. El rosa gaylord de esta página es, en mi mente, de tu propiedad, lo asocio a esta página en cuanto lo veo en alguna otra parte. ¿Cómo lo has hecho? Pues creo que Gaius lleva bastante razón: ” exis­te cuan­do se da una bue­na re­la­ción co­lor cor­po­ra­ti­vo/idea trans­mi­ti­da”.

Algo curioso sucedió con Euskaltel. Hasta hace un par de años o tres, el color que lo identificaba era el naranja. Hasta que llegó Orange que tras hacerse con Amena irrumpió también con el color naranja como identificativo.

¿Qué sucedió entonces? Que Euskaltel tuvo que echarse para atrás y apostó por el blanco en sus campañas de publicidad. Obviamente la presencia en cualquier ámbito era mayor por parte de Orange, y tuvieron que reorientar sus campañas, aunque aprece que en los últimos tiempos por algún motivo el color naranja está volviendo a estar presente.

Obviamente defender el uso d eun color es algo que se gana por méritos propios, por persuasión y con un buen uso (y un caro uso) del marketing.

Porque, pregunto… ¿Hay alguna manera de registrar un color para un uso exclusivo en un producto determinado?

Yo pienso que el color se asocia a algo que, o ves constantemente, como puede ser en la publicidad (si te dan la vara día tras día con que “Heinneken, piensa en Verde”, tras mucho tiempo tragandote eso acabarás viendo Heinnekens en la hasta en la hierba) o algo que te impacte, como es el caso de tu ejemplo con el azul celeste (Si tienes una experiencia impactante con algo, lo relacionarás con ello, como el JB de Nesta).

PD: ¿Porqué nadie relaciona el naranja con nuestro amado Naranjito? Se están perdiendo las buenas costumbres… jejeje

La imagen de marca es fundamental para cualquier empresa o producto y el color es parte de la imagen.
El tema del naranja, por potencial y por antigüedad, debería llevarse la palma Repsol pero ING ha basado su publicidad en el color y en denominar sus productos con ese color (Cuenta Naranja, Depósito Naranja, Hipoteca Naranja…). Añade al propio color el nombre del color.

Un saludo y cuidado con los calores del flexo.

Felices fiestas e “histórico” 2011

Salvo casos como los ya citados donde se vincula por la directa la imagen de marca con un color concreto, caso ING Direct, muchas empresas utilizan los colores corporativos como elemento diferenciador se apoyan en una combinación de los mismos. En el caso de Repsol que citais, la compañía usa, de hecho ,al menos tres colores, el naranja ya dicho, un rojo y un azul marino muy oscuro de fondo. Creo que salvo casos muy particulares, en su imaginería corporativa siempre usan los tres juntos.

Además, cuando decimos un color concreto, es eso: un color contreto con su pantone, su RGB o lo que sea. No es lo mismo Rosa Ausonia, que Rosa Infame, por poner un ejemplo.

Y ahora que hablais de telecomunicaciones, aprovecho para mencionar el caso de Yoigo que, deliberadamente ha optado por no vincularse a ningún color especifico (hasta el rótulo de sus oficinas en la carretera de Burgos cambia entre tres tonos distintos) y la gente se empeña en pintarla morada.

Hola quisiera preguntar que significa la estrella del logotipo de maersk

Sin ningun genreo de dudas es muy muy arriesgada. Jamas se ha sacado nada positivo de verdad de las inversiones hechas en esa zona geografica, salvo la banda de especuladores que siempre gana en el desastre colectivo.Espaf1a es el mejor ejemplo de ello. Solo hay que buscar en las hemerotecas para ver quien dejo alli la vida y quien se forro con ello.Buena guardia.J.

Comenta anda, que esto no es Microsiervos